Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El precio de la vivienda sube un 0,8% en el último trimestre y se mantendrá estable en 2017

La evolución del mercado residencial en España ha sido "positiva pero con tintes moderados" en el cuarto trimestre del año, donde los precios han aumentado un 0,8% respecto al mismo periodo de 2015, según el índice Tinsa publicado este viernes. Además, se prevé que en 2017 mantenga la tónica estable, con una ligera tendencia media al alza y crecimientos moderados.
El director del Servicio de Estudios de Tinsa, Jorge Ripoll, ha explicado que esta evolución interanual es un reflejo de las diferentes velocidades a las que se mueve el mercado residencial, en el que conviven localizaciones muy dinámicas con otras de escasa demanda, que continúan ajustando sus precios.
Las comunidades que han mantenido su liderazgo en crecimiento de precios son Cataluña, con un aumento interanual del 7,2%, Madrid (5,2%) y País Vasco (4,3%). También se han revalorizado holgadamente por encima de la media española las Islas Canarias (2,8%) y Andalucía (2%).
Por el contrario, las caídas interanuales en el último trimestre han sido Murcia (-4,8%), Castilla y León (-3,9%) e Islas Baleares (-3,1%).
Por provincias, la mejor evolución de precios la han mostrado Barcelona (8,4%), Palencia (7,8%) y Guipúzcoa (7,4%). En el lado opuesto se han situado Huelva y Lérida, con caídas del 6,9% y del 6,5%, respectivamente.
Hay tres capitales que destacan por haber registrado un incremento de precio superior al 10% en el periodo analizado: San Sebastián (12,1%), Bilbao (11,6%) y Barcelona (11%). Sin embargo, entre las capitales que aún no han finalizado el ajuste de precios a la baja se resaltan León (-11,1%), Murcia (-7,3%) y Valladolid (-6,6%).
Por otro lado, el informe señala que un comprador necesitaba en el tercer trimestre de 2016 destinar seis años de salario para afrontar la compra de una vivienda en España, dos menos que durante el 'boom' inmobiliario.
Además, una familia española tendría que destinar un 21,5% de su sueldo a la compra de la vivienda, según el análisis del esfuerzo financiero desde la perspectiva del porcentaje de ingresos brutos necesarios para afrontar el pago del primer año de hipoteca.
SE REDUCE EL PLAZO DE VENTA
El informe Tinsa también apunta a una reducción generalizada de los plazos medios de venta, al pasar de los 10 meses a los 9,9 meses.
Los plazos medios de venta más breves los han presentado Ceuta y Melilla, con una media de 2,8 y de 4,9 meses, respectivamente. Les siguen las provincias de Madrid, con 5,7 meses, Las Palmas, con 6,8 meses, y Santa Cruz de Tenerife, con 6,8 meses.
Las reducciones más notables en estos plazos desde el trimestre pasado han tenido lugar en Córdoba, donde vender una vivienda ha pasado de 12,6 a 10,2 meses de media, y en Lérida, que ha recortado el plazo de 13 a 10,6 meses.
Por su parte, Cantabria (18,6 meses), Segovia (16,2 meses) y Ávila (15,4 meses) son las provincias que han registrado mayores plazos en el cuarto trimestre. Tan solo en Segovia (16,2), Murcia (11,6), Teruel (9,2) y Soria (8,3) se ha incrementado el tiempo medio de venta respecto al trimestre anterior.
Los plazos son mucho más reducidos en las dos grandes capitales españoles, donde apenas se superan los cuatro meses. Mientras que en Madrid se tarda 4,3 meses de media en vender una vivienda, en Barcelona el tiempo medio es de 4,4 meses. Valencia es la única de las cinco mayores ciudades españolas que supera el año de plazo medio de venta, con 12,9 meses.