Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las ventas de gran consumo crecen un 3,6% en el tercer trimestre, el más alto de 2016

España, la segunda mejor de Europa tan solo superada por Turquía (8,1%)
El mercado de gran consumo en España creció un 3,6% en el tercer trimestre del año, lo que supone el incremento de crecimiento más alto de 2016, según se desprende del informe Growth Reporter elaborado por Nielsen.
En concreto, este registro mejora el 2,1% registrado en el segundo trimestre, y también el logrado entre enero y marzo, que se situó en el 3,1%.
La consultora ha explicado que este incremento de las ventas de los supermercados e hipermercados viene de la mano del consumidor, que llenó un 3,5% más la cesta en un entorno estable de precios, que apenas repuntaron un 0,1% en este período.
De este modo, la cesta de la compra consolida su recuperación fruto de la mejora de la confianza del consumidor, manteniendo la dinámica positiva que comenzó el año pasado y que continúa actualmente sin sobresaltos.
Por otro lado, el incremento del 3,6% de España, la sitúa como líder en crecimiento en Europa solo superado por Turquía (8,1%), tal como señala el informe Growth Reporter. De hecho, la mejora media en el conjunto del mercado europeo fue del 1,1%.
Además, si se compara España con otras economías similares, las diferencias son notables. Así, Italia creció un 0,3% y sigue en deflación, mientras que Francia y Alemania apenas crecieron en torno al 0,7%-0,8%. En cambio, donde peor fueron las cosas fue en Reino Unido, con una caída del 0,7%.
El director de estudios para la distribución de Nielsen, Asís González de Castejón, se ha congratulado por este incremento. "Crecer más del 3% en gran consumo, que es un mercado inelástico, con los precios estables y una población a la baja, tiene mucho mérito y eso habla de un consumidor más animado, con más confianza y que se ha liberado definitivamente de ese cinturón que le apretaba y que le hacía ir a la compra con el freno de mano puesto", ha indicado.