Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El superávit del comercio de servicios de la UE cayó por segundo año consecutivo en 2015

El superávit del comercio de servicios de la Unión Europea en 2015 se redujo por segundo año consecutivo, hasta los 145.900 millones de euros, que representa una caída de más del 14% con respecto al registro de 2014 y de casi el 18% con respecto a 2013, según los datos publicados este martes por Eurostat.
Esta disminución se debe a un crecimiento del 14% de las importaciones de servicios, para alcanzar los 685.700 millones de euros, mientras que las importaciones aumentaron únicamente un 8% a lo largo de 2015.
El mayor socio comercial fue Estados Unidos, al representar un 27% de todas las exportaciones y un 31% de todas las importaciones de servicios de la UE en 2015. Después se situó la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA por sus siglas en inglés), formada por Islandia, Liechtenstein, Noruega y Suiza).
El bloque comunitario registró superávit con todos sus socios, excepto con Hong Kong. Los mayores fueron los conseguidos con la EFTA (56.100 millones), Rusia (13.600 millones), Estados Unidos (13.000 millones), Japón (12.100 millones) y China (10.900 millones).
El principal componente del comercio de servicios de la UE fueron la investigación y desarrollo y los servicios profesionales, de negocios y técnicos (representaron un 28% de las exportaciones y un 30% de las importaciones), el servicio de transportes (un 17% y un 19%, respectivamente), los servicios de viajes (un 14% en ambas), las telecomunicaciones y los servicios informáticos (13% y 9%) y los servicios financieros (11% y 6%).
Sin embargo, estos últimos fueron los que más contribuyeron al superávit (con un saldo positivo de 46.400 millones), seguidos de las tecnologías de la información y la comunicación (45.800 millones). La única categoría con un déficit "significativo" según Eurostat, fueron los pagos por propiedad intelectual, con un saldo negativo de 37.100 millones.