Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rosell da por hecho que el acuerdo es inviable

Juan RosellCuatro

Toxo no tira la toalla y pide un "esfuerzo" a los empresarios

El secretario general de CC.OO., Ignacio Fernández Toxo, ha asegurado este jueves que todavía no puede calificarse de "fracaso" la negociación entre sindicatos y empresarios, pues los "puentes no están rotos" y aún hay tiempo para alcanzar un acuerdo. Estas palabras del líder sindical llegan después de que la patronal haya dicho que el Gobierno debe legislar ya, sin esperar acuerdo entre los agentes sociales. Por su parte, el presidente de la patronal, Juan Rosell, da por hecho que el acuerdo es inviabley sostiene que el Gobierno quiere un "contrato de crisis".
Rosell ha dado por hecho que el acuerdo con los sindicatos no es posible, al menos en el plazo marcado por el Gobierno aunque ha dejado la puerta abierta a seguir buscando acuerdos más adelante. "No es que estemos lejos ni cerca del acuerdo, sino que no hay acuerdo y cuando no hay acuerdo, lo mejor es decirlo. Eso no quiere decir que no sigamos por nuestra parte intentando llegar a acuerdos, pero no podemos estar indefinidamente hablando", ha subrayado Rosell en declaraciones al programa de 'La Brújula' de Onda Cero.
Sindicatos y empresarios le han enviado al Ejecutivo un documento para explicarle hasta dónde han llegado las negociaciones, los acuerdos que han podido alcanzar en algunas materias y la ausencia de consenso en otros temas de calado.
Rosell ha indicado que, con ese documento en la mano, si el Ejecutivo les pide que profundicen en alguna cuestión, lo harán. "Pero si no, hasta aquí ha llegado nuestro cometido", ha señalado el presidente de la CEOE, que ha indicado que durante toda la negociación han tenido comunicación con la ministra de Empleo, Fátima Báñez, y hasta con el presidente, Mariano Rajoy.
"Nos pidió un contrato para tiempos de crisis"
El dirigente empresarial ha desvelado que el Gobierno pidió a los agentes sociales que trabajaran en una especie de "contrato de crisis" y que él ha definido como un contrato fijo, con una indemnización por despido menor a la actual, y con vigencia temporal, posiblemente hasta 2013.
"En el tema de la contratación, nos pidió que le pusiéramos sobre la mesa dos o tres modalidades de contratación, por ejemplo un contrato para tiempos de crisis (...) También hemos trabajado en un contrato nuevo de formación y de tiempo parcial. Hemos estado cerca, pero no hemos sido capaces de concretarlo, lo que no quiere decir que más adelante no podamos llegar a un acuerdo sobre estos temas", ha precisado.
Rosell ha insistido en que para los empresarios es muy importante que haya facilidades de entrada al mercado laboral, con contratos "muy flexibles, muy abiertos y muy prácticos", pero también que se concreten los mecanismos de salida del mercado laboral, "no como ahora".
El dirigente empresarial cree que, aunque sería mejor hacer una reforma laboral "a la española", que conservara las peculiaridades del mercado laboral nacional, el Gobierno tendrá que mirar a lo que se está haciendo fuera. "Algo de eso nos caerá aquí", ha dicho.
Los sindicatos no quieren una involución de los derechos
"Yo no renuncio y no tiro la toalla porque el acuerdo es necesario", ha dicho en declaraciones a RNE Igancio Fernández Toxo, líder de CCOO, quien ha advertido de que no está dispuesto a aceptar una involución de los derechos de los trabajadores, como pretende la "línea más dura" de la patronal.
De hecho, ha reconocido que los empresarios han endurecido sus posiciones respecto a las que defendían el año pasado durante las conversaciones para reformar la negociación colectiva y ha insinuado que puede que "en el ánimo de un sector del empresariado haya calado la idea de que ahora gobierna gente más próxima y más sensible a sus posiciones históricas".
"Hace mucho tiempo que un sector de la patronal pretende una completa desregulación del marco de relaciones laborales, muy en la línea neoliberal", ha denunciado.
Pese a todo, y aunque haya "mucha gente convencida de que (esta negociación) es la crónica anunciada de un fracaso", Toxo ha insistido en que hay tiempo, "por más que se diga", para llegar a acuerdos en materias importantes.
Entre ellas, el dirigente sindical ha citado los salarios, la evolución de los beneficios empresariales, la flexibilidad de las empresas, la estructura de la negociación colectiva y la contratación. En su opinión, son temas a los que merece la pena que sindicatos y empresarios les dediquen "todo el tiempo que se tenga" para intentar llegar a acuerdos.
Precisamente, en contratación y despido, Toxo ha recordado que, aunque las posturas de las partes están alejadas, ha habido otras ocasiones donde ha sido posible resolver las diferencias y producir acuerdos.
"Reconozco que la negociación pasa por un momento tremendamente delicado, pero afortunadamente los puentes no están rotos, y haciendo un esfuerzo, creo que en estos momentos corresponde hacerlo más al banco empresarial, podemos llegar a un acuerdo", ha señalado.