Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La prima española se relaja al situarse por debajo de los 500 puntos

El acoso a la deuda española crece a 48 horas de las elecciones

La tormenta financiera de los últimos días se intensifica a medida que se acercan las elecciones. La presión sobre la deuda española se ha disparado y en la apertura de este viernes la prima de riesgo ha superado la barrera de los 500 puntos. No obstante, a media mañana se ha relajado alejándose de la barrera de los 500. El jueves, la intervención del Banco Central Europeo, que compró deuda española, logró rebajar el peligro y calmar ligeramente a los mercados. Sin embargo, el diferencial español mantiene al país muy cerca de la zona de rescate.
La prima de riesgo ofrecida a los inversores por los bonos españoles a diez años respecto a los alemanes ha llegado a superar la barrera de los 500 puntos básicos, después de que este jueves cerrara en los 467 puntos básicos aliviada por la compra de deuda por parte del BCE. No obstante,no ha tardado en relajarse y situarse en torno a lo 485 puntos.
Por su parte, la prima de riesgo italiana se situaba en 504,1 puntos básicos, tras iniciar la jornada en 513,7 puntos básicos, con un rendimiento del 6,906%.
Asimismo, la deuda francesa se relajaba al alcanzar un diferencial de 172,1 puntos básicos, con un interés del 3,586%, tras iniciar la sesión en 172 puntos básicos y después de superar en la jornada de este jueves los 200 puntos básicos.
El jueves, día negro
El jueves, los analistas miraron con preocupación a la subasta pública y los malos augurios se cumplieron. El Tesoro pudo colocar sus obligaciones, pero subiendo los tipos de interés a un 7%, una cifra que no se veía desde 1997. Mientras, la prima de riesgo alcanzó la barrera psicológica de los 500 puntos.
La presión sobre la deuda española se hizo patente desde la apertura. Antes de conocer los resultados de la subasta pública, la prima de riesgo ya marcaba un nuevo máximo de 485 puntos básicos con una rentabilidad récord del 6,6%.
Sin embargo, la escalada no había hecho más que comenzar. El diferencial respecto a la deuda alemana, considerada la más segura, llegó a rozar los 500 puntos, con un rendimiento del 6,76%. La noticia sembró el nerviosismo en la Unión Europea y, especialmente, en el Gobierno español. Con esa prima de riesgo, otros países se vieron obligados a solicitar el rescate financiero. No ha sido así en Italia. El país transalpino ya superó esa barrera el pasado martes y su diferencial se ha mantenido este jueves en los 530 puntos.
En el caso español, el detonante de esa subida fue el balance final de la subasta pública. La prima de riesgo española se disparaba tras conocer el alto precio que tendrá que pagar el Estado por colocar 3.562 millones de euros en obligaciones a 10 años: un 7,088%. Nunca antes desde la llegada del Euro se había visto una rentabilidad tan alta. De hecho, para encontrar una cifra similar habría que remontarse a 1997.