Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La restricción de Bruselas para que Bankia no realice operaciones corporativas expira este viernes

Las restricciones impuestas hace cinco años por la Comisión Europea a Bankia en el marco de su proceso de reestructuración que prohíben a la entidad acometer operaciones corporativas expiran este viernes, 30 de junio.
La Comisión Europea estableció esta fecha en 2012 como parte del proceso de reestructuración y recapitalización del grupo BFA, matriz de Bankia. Concretamente, Bruselas dispuso que la entidad no podría adquirir "ninguna participación en ninguna empresa", ni en aquellas "con personalidad jurídica ni en paquetes de activos que conformen un negocio".
El final de este plazo faculta a la entidad para llevar a cabo la adquisición, ya en marcha, de Banco Mare Nostrum (BMN), así como otro tipo de operaciones de crecimiento inorgánico.
La comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager, se pronunció esta semana al respecto de estas restricciones tras el anuncio del acuerdo sobre la ecuación de canje necesaria para la fusión.
"Cuando estás bajo reestructuración tienes normalmente una prohibición de adquisición, pero esta fusión sólo tendrá lugar después de que se levante la prohibición. Por lo tanto, no discrepamos con esta parte concreta de la transacción", señaló la comisaria danesa en una rueda de prensa.
La operación, anunciada el pasado martes, se articulará mediante la entrega de 205,6 millones de títulos de nueva emisión de Bankia a los accionistas de BMN, lo que supone valorar a la entidad absorbida en 825 millones de euros, es decir, 0,41 veces su valor en libros.
Los accionistas de BMN pasarán a tener un 6,7% del capital de Bankia una vez completada la operación y, tras la fusión, el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), poseerá en torno al 67% de la nueva entidad.