Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La representante alemana en la ejecutiva del BCE justifica los tipos negativos, pero duda de nuevos recortes

Sabine Lautenschläger, representante de Alemania en el Comité Ejecutivo del Banco Central Europeo (BCE), considera que los tipos negativos de interés están justificados en la situación actual, aunque ha expresado su escepticismo sobre la posibilidad de nuevas rebajas del precio del dinero, a pesar de que "no se ha alcanzado aún el límite inferior".
La banquera alemana reconoció en un discurso pronunciado en Estrasburgo que los tipos negativos de interés cuentan con efectos positivos y negativos, no sólo en caso de los ahorradores y entidades bancarias, sino también por el riesgo de reducir la presión sobre los líderes políticos para acometer reformas o la formación de burbujas en el precio de activos.
"A pesar de estos riesgos y efectos secundarios, aún considero que en este momento los tipos negativos de interés están justificados, aunque, yendo más allá, soy escéptica sobre futuras reducciones de la tasa de interés", afirmó Lautenschläger, quien defendió que aún no se ha alcanzado el límite inferior.
Por otro lado, la ejecutiva del BCE defendió que los tipos de interés fijados por la institución responden a la situación de la economía, asegurando que subir los tipos de interés en la coyuntura actual "no beneficiaría a nadie, ni siquiera a los ahorradores ni a los bancos", ya que la recuperación se ralentizaría, aumentando el paro y haciendo bajar la inflación.
Sin embargo, la banquera alemana dejó claro que las medidas adoptadas no pueden continuar de manera indefinida ya que en algún punto su efecto se debilitará y predominarán los riesgos sobre las ventajas. "En lugar de nuevas y siempre más extremas medidas necesitamos un poco de paciencia", añadió.