Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las fintech piden un marco regulatorio favorable ante las oportunidades para España que ofrece el 'Brexit'

La Asociación Española de FinTech e InsurTech (AEFI) ha reclamado este miércoles al Gobierno que desarrolle una regulación para el sector ante las oportunidades para España que ofrece la salida de Reino Unido de la Unión Europea.
AEFI recuerda que hasta ahora Londres se había consolidado como el núcleo en el que se concentraban las fintech en el Viejo Continente y, tras el 'Brexit', España podría tomar el revelo de convertirse en el centro neurálgico para estas compañías de Europa e Iberomérica.
"Para ello, no solo es necesario tomar medidas que potencien las empresas que puedan venir de fuera, sino regular el mercado interno", señala la asociación, que entiende que dotar de normativa al sector puede ser una "ventaja competitiva" para dinamizarlo.
Desde su punto de vista, el hecho de contar con unas reglas claras podría evitar "incertidumbres actuales perjudiciales para las empresas y miedo a los inversores".
"La regulación no puede ir por detrás de la innovación. Regular es una fórmula de atraer apetitivo inversor al país, como llevan haciendo mucho tiempo otros países vecinos", afirma el presidente de AEFI, Jesús Pérez.
La asociación recuerda que el sector cuenta con más de 3.000 empleados en España en un total de 200 fintech y 50 insurtech, con más de 250 millones de euros acumulados de inversión.
AEFI también ha celebrado las medidas lanzadas por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) para atraer a compañías tras el 'Brexit'.
"El organismo regulatorio va por buen camino al establecer medidas que garanticen que las empresas que vengan encuentren un ambiente de supervisión razonable y sólido. No obstante, urge un marco regulatorio para empresas que ya operan", destaca.