Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La banca reduce sus activos improductivos un 12% a junio, hasta los 199.000 millones

Las entidades financieras españolas han reducido un 12% sus activos improductivos --dudosos y adjudicados-- a cierre de junio y los han situado en 199.000 millones de euros.
Así consta en el Informe de Estabilidad Financiera del mes de noviembre publicado este jueves por el Banco de España, que precisa que esta cifra "aún representa un porcentaje significativo del activo total de los bancos en su negocio en España" y constituye un "elemento de presión negativo" sobre la cuenta de resultados y la rentabilidad de las entidades.
La institución que encabeza Luis María Linde indica que los activos adjudicados de las entidades españolas procedentes del negocio en España se redujeron un 1,4% en tasa interanual a junio de 2016, hasta los 81.000 millones. De este modo se confirma la tendencia de descenso "muy moderado" de los últimos años.
Del total de activos adjudicados, un 39% es suelo, un 25% son edificios terminados y un 22% son activos adjudicados procedentes de adquisiciones de vivienda. Los edificios en construcción suponían un 5% del total en junio.
Mientras, los activos dudosos a nivel consolidado cayeron un 13,7% a junio de 2016 respecto al mismo periodo del año anterior, lo que supone una reducción de más de 24.000 millones de euros de activos dudosos consolidados en el último año.
Esto ha permitido que el peso que suponen en el total del activo de las entidades españolas se sitúe en el 4,2% a junio de 2016, frente al 4,9% observado hace un año.
El Banco de España recuerda que entre 2011 y 2013 el descenso de los adjudicados (adquiridos en pagos de deudas) se debió a los traspasos a la Sociedad de gestión de activos procedentes de la reestructuración bancaria (Sareb). La caída de 2015 se debió a la venta de activos.
También insiste en que la mejora de la actividad económica en España ha permitido continuar disminuyendo el volumen de activos dudosos y refinanciados en las entidades de depósito.