Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Estado ha recuperado 2.686 millones de los 53.553 millones aportados para la reestructuración bancaria

El Estado, a través del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), ha aportado al sistema bancario español fondos públicos como ayudas financieras por importe de 53.553 millones de euros desde 2009, una cifra que se reduce a 51.303 millones si se tienen en cuenta los 2.250 millones soportados por el Fondo de Garantía de Depósitos. Del total, tan solo se han recuperado 2.686 millones, es decir, un 5%.
En concreto, se han devuelto 977 millones de euros por parte de Caixabank en 2013 procedentes de las ayudas recibidas por Banca Cívica antes de su integración en la entidad, 782 millones de la venta de la participación en Catalunya Banc, 712 millones por la venta de la participación en NCG y 71 millones de una venta realizada en 2012.
También se suman los 124 millones de euros amortizados anticipadamente por Liberbank de una emisión de obligaciones convertibles y 20 millones de euros de una amortización parcial por Ibercaja Banco de obligaciones convertibles.
Según ha informado este martes el Banco de España, al importe recuperado habría que añadir los 1.304 millones de euros que se obtuvieron en la desinversión de BFA en Bankia, así como la previsible amortización antes de 2018 de las obligaciones convertibles en Caja 3 y Ceiss por 991 millones de euros.
La institución que preside Luis María Linde precisa que, en su momento, habrá que contabilizar también el resultado de la futura desinversión en Bankia y BMN.
En total, desde mayo de 2008, las ayudas financieras en forma de capital suman 61.495 millones de euros, de los que 53.553 millones han sido aportados por el FROB y 7.942 millones por los propios bancos a través del Fondo de Garantía de Depósitos de Entidades de Crédito (FGDEC).
((HABRÁ AMPLIACIÓN))