Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La propuesta de Bruselas para la unión bancaria no vale para Bankia

Lo primero en España es realizar "un diagnóstico exacto" de la situación de la banca española.

El comisario de Mercado Interior, Michel Barnier, ha dejado claro que la propuesta que ha presentado este miércoles para crear fondos de resolución nacionales para hacer frente a eventuales quiebras de bancos con contribuciones de las propias entidades bancarias no sirve para resolver el problema de recapitalización de Bankia.
"No puedo decir que esta propuesta vaya a tratar el caso de Bankia y de la banca española. Lo que puedo decir es que lo que se propone se hace precisamente para evitar una situación así en el futuro. En España y en el resto", ha explicado el comisario en rueda de prensa durante la presentación de su propuesta para avanzar en la creación de una unión bancaria en Europa, en la que ha recordado que lleva trabajando dos años.
Barnier ha dejado claro que lo primero en España es realizar "un diagnóstico exacto" de la situación de la banca española. "Es lo que hacen las autoridades españolas, especialmente con auditores independientes que hacen la auditoría del sector español en la actualidad para tener un estado de situación preciso y detallado, cifrado de a situación de los bancos en España", ha explicado.
El comisario ha defendido como ha hecho el comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, que se estudie "seriamente" la posibilidad de utilizar el fondo de rescate europeo para recapitalizar "directamente" a las entidades bancarias, pero ha recordado que "no es posible hoy en día". "Debería estudiarse seriamente", ha insistido.
Barnier ha dejado claro además que "la puerta no está cerrada" a la eventual creación de un fondo europeo para abordar los problemas de la banca europea en su conjunto tras defender también la necesidad de dar "verdaderos poderes propios" a la Autoridad Europea Bancaria (EBA) de supervisión.
El comisario ha asegurado que ha presentado una propuesta "pragmática" tras admitir la divergencia de opiniones entre los Veintisiete sobre la puesta en marcha de un verdadero fondo europeo de recapitalización bancaria. "Ninguna puerta está cerrada, incluido para ir más lejos en la mutualización o fusión" de los fondos de resolución bancaria nacionales, ha recalcado.
El comisario francés ha defendido "no ir demasiado rápido, para no hacer nada" y ha recordado que su propuesta de hoy ya obliga a los fondos de resolución bancaria nacionales que deberán crearse y que deberán estar provistos con el 1% de los depósitos medios de las entidades a prestarse entre sí "en caso necesario". "He consultado mucho, sobre todo a los ministros", ha explicado.
El nuevo marco de gestión de crisis bancarias presentado por Bruselas incluirá un arsenal completo de medidas que se irán desplegando en la medida que lo exija la gravedad de la situación. Con carácter preventivo, el Ejecutivo comunitario quiere que los bancos, especialmente las entidades transfronterizas, elaboren 'testamentos vitales' en los que se detalle cómo realizar una liquidación rápida y ordenada de la institución en caso de problemas y no podrán obtener ayudas públicas más allá de la asistencia a la liquidez por parte del Banco Central Europeo.
Desde el momento en que se detecten las primeras dificultades, los supervisores nacionales podrán prohibir al banco el pago de dividendos, obligarle a deshacerse de las actividades que estén generando más riesgo e incluso destituir a los directivos y asumir el control. El cambio de los gestores del banco será por principio uno de los primer pasos exigidos y se podrá nombrar a un gestor especial con carácter temporal, según han confirmado fuentes europeas.