Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El presidente del MEdE aboga por un fondo común para países en crisis equivalente al 2% del PIB

El presidente del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEdE), el alemán Klaus Regling, se ha mostrado partidario de establecer un Fondo Monetario Europeo, así como de la creación de un fondo común de reserva para ayudar a los países en crisis y cuya dotación sería de entre el 1% y el 2% del PIB de la zona euro, lo que supondría entre 100.000 y 200.000 millones de euros.
"No se trata de transferencias permanentes ni de mutualización de deuda", señala Regling en una entrevista con el diario alemán 'Handelsblatt', donde precisa que se trataría de "una intervención a corto plazo y limitada en el tiempo", poniendo como ejemplo los 'rainy day funds' de EEUU, de los que pueden hacer uso los estados en caso de atravesar significativas dificultades económicas.
En este sentido, el presidente del MEdE estima que este fondo de reserva común debería contar con fondos equivalentes a entre el 1% y el 2% del PIB de la zona euro, una cifra equivalente a un rango de entre 100.000 y 200.000 millones de euros.
Por otro lado, el alemán ha expresado sus dudas respecto de los llamados "activos seguros" que la Comisión Europea plantea como alternativa a los eurobonos, ya que, aunque señala que supondrían "un paso adelante", sin una mutualización al menos parcial estos valores no recibirían la máxima calificación de las agencias de rating y no serían comparables a los bonos del Tesoro de EEUU.
A este respecto, Regling opina que estos 'safe assets' atraerían un mercado tan amplio y líquido como del que disponen los bonos estadounidenses siempre y cuando existiese una mutualización parcial de la deuda de los gobiernos. "No veo una posibilidad realista para ello en un futuro próximo", añade.
NO HABRÁ CUARTO RESCATE DE GRECIA.
Por otro lado, el presidente del MEdE ha expresado su confianza en que no será necesario un cuarto programa de rescate para Grecia "si el Gobierno se mantiene en la senda de reformas".
En este sentido, Regling apunta que el FMI no seguirá tomando parte de la respuesta a futuras crisis "ni probablemente tampoco el Banco Central Europeo", mientras la Comisión Europea seguirá siendo necesaria para asuntos como las políticas del sector energético y el mercado laboral. "Por eso pienso que un Fondo Monetario Europeo actuará junto a la Comisión en el futuro", señala.
Asimismo, el presidente del MEdE, cuyo mandato expira en 2022, se ha mostrado partidario de un presidente permanente del Eurogrupo, algo que "sería bueno, especialmente para representar mejor a la eurozona en foros internacionales como el G7 o el FMI".