Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El precio de la vivienda usada cae un 1,51% en mayo, según pisos.com

El precio de la vivienda de segunda mano se ha situado en los 1.542 euros por metro cuadrado en el quinto mes del año, un 1,51% menos que en el mismo periodo del año anterior, pero ha subido un 1,05% frente a abril de este año, según el informe mensual de precios de venta de pisos.com.
Las regiones más caras en mayo fueron el País Vasco (2.568 euros por metro cuadrado), Baleares (2.281 euros) y Madrid (2.001 euros), mientras que las más económicas fueron Castilla-La Mancha (905 euros por metro cuadrado), Extremadura (1.077 euros) y Murcia (1.165 euros).
Interanualmente, los únicos repuntes se dieron en Canarias (7,99%), Baleares (6,86%) y en la Comunidad Valenciana (4,20%). Por el contrario, los mayores ajustes se dieron en Castilla y León (-9,38%), Castilla-La Mancha (-9,32%) y País Vasco (-9%).
Por provincias, los precios más abultados se dieron en Santa Cruz de Tenerife (11,64%), Málaga (9,01%) y Baleares (6,86%). Por el contrario, las mayores bajadas se dieron en Almería (-11,22%), Albacete (-10,09%) y A Coruña (-10,07%).
El director general del portal inmobiliario, Miguel Ángel Alemany, ha afirmado que los precios de la vivienda de segunda mano resultan "muy competitivos", sobre todo en las zonas a las que la obra nueva "todavía no llega".
Así, ha puesto de relieve que la venta sobre plano ha recobrado la confianza del comprador, pero que todavía queda vivienda usada de "calidad" en localizaciones que la promoción no puede ofrecer.
"Lo más importante es que ambas tipologías vayan ganando en proporcionalidad, porque tan importante es drenar stock como que vayan surgiendo nuevos desarrollos residenciales", ha añadido.
Por otro lado, ha afirmado que "ya se ha dejado atrás" la sobrevaloración artificial de los inmuebles, la compra compulsiva y la financiación bajo criterios de concesión poco rigurosos. "Si se aplica la prudencia y el sentido común, tendremos por delante varios años de buenos resultados", ha añadido.