Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El precio de la vivienda crece un 2,8% en el primer semestre, según Tinsa

La vivienda terminada, nueva y usada, ha cerrado el primer semestre de 2017 con un incremento del 2,8% en el periodo enero-junio, frente al 3,4% que mostraba hasta mayo, según el 'Índice IMIE general y grandes mercados' elaborado por Tinsa.
Las capitales y grandes ciudades, con una subida del 4,6% en el último año, y las áreas metropolitanas, con un 4,2%, fueron las zonas que más aumentaron sus precios en tasa interanual.
El precio medio en tasa interanual en la costa mediterránea y en las islas Baleares y Canarias se ha incrementado un 1,9% y un 1,5%, respectivamente.
Por el contrario, las poblaciones más pequeñas han mostrado en junio un nivel de precios un 2,6% inferior al del mismo mes de 2016.
VARIACIÓN ACUMULADA EN 2017
En Baleares y Canarias se ha mostrado un gran dinamismo en la primera parte del año, al incrementar un 7,2% su valor medio en los seis primeros meses de 2017, al igual que en las capitales y grandes ciudades, donde se han revalorizado un 5,2% desde enero.
También se ha incrementado en el primer semestre el valor medio de la vivienda en la costa mediterránea (+2,4%) y en las áreas metropolitanas (+2,2%).
Por su parte, la evolución tiene signo negativo en el semestre en las localidades más pequeñas, donde la vivienda es un 2,3% más barata que al comienzo del año.
VARIACIÓN DESDE MÁXIMOS
Sin embargo, en junio no se han registrado avances en la reducción del ajuste de precios provocado por la crisis. De hecho, desde máximos de 2007, la vivienda ha perdido de media un 39,6% de su valor.
Las islas son las menos castigadas desde el estallido de la crisis, ya que el valor medio se ha reducido por debajo de la media con un 25,7%. Seguidas del resto de municipios, -38,4%, cuyo ajuste es inferior a la media nacional.
Por el contrario, la costa mediterránea es la zona donde más duro ha sido el ajuste desde 2007, un 47,5% de caída, seguida por las áreas metropolitanas, con un descenso del 43,5%, y por las capitales y grandes ciudades, con una caída del 41,2%.