Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La plantilla de Codorníu ratifica por mayoría el acuerdo sobre el ERE

La plantilla de Codorníu ha ratificado este miércoles en asamblea el principio de acuerdo sobre el ERE, que finalmente afectará a 71 trabajadores, con 283 votos a favor, nueve en contra y dos abstenciones, han informado en un comunicado CC.OO. y UGT.
En concreto, el ERE afectará a 38 trabajadores en Sant Sadurní d'Anoia (Barcelona), 18 de las oficinas de Esplugues de Llobregat (Barcelona), siete en Riudabella, en la finca de Poblet (Tarragona), seis en la bodega de Raimat (Lleida) y dos en Nuviana (Huesca).
Además, los sindicatos han explicado que 46 de los afectados podrán acogerse a un plan de prejubilaciones para trabajadores que tienen a partir de 56 años, y la empresa les complementará la prestación mediante un convenio especial con la Seguridad Social, con un complemento que va gradualmente del 70 al 90% del salario neto, en función de la edad (de los 56 a los 60 años).
Los 25 empleados restantes que no pueden acogerse a las prejubilaciones recibirán una indemnización de 35 días por año trabajado, con un máximo de 26 mensualidades.
En el supuesto de que alguno de estos trabajadores cumpla los 55 años durante este año, con posterioridad a la extinción de su contrato, la empresa asumirá el coste del convenio especial con la Seguridad Social hasta que cumpla los 61 años.
El acuerdo también prevé la jubilación parcial, mediante contrato relevo, para ocho personas, y la devolución a la plantilla de la paga salarial que se les descontó en 2013.
El grupo vitivinícola ha presentado el ERE debido a que ha decidido dejar de producir para terceros, lo que se preveía hacer de forma gradual a lo largo de cinco años, pero ha acelerado la decisión porque "la sobreoferta en el mercado ejerce gran presión en los precios" y el consumo de vino a nivel mundial está estancado.