Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ocho de cada diez personas que comparten vivienda tienen trabajo, según fotocasa

El 80% de las personas que comparten vivienda actualmente tiene un empleo, frente a un 20% que se declara estudiante y no trabaja, según la última encuesta elaborada por el portal inmobiliario fotocasa. Además, el piso compartido no se constituye como hogar familiar, pues el 93% de sus integrantes no tiene hijos.
Las provincias donde se concentra el mayor número de personas que comparten vivienda son Madrid y Barcelona, que abarcan el 60% del total. También son las provincias más caras para vivir en alquiler, lo que condiciona que muchas personas no puedan hacer frente al coste de un alquiler de manera individual, según el estudio.
La responsable de estudios de fotocasa, Beatriz Toribio, ha destacado que el factor económico es determinante a la hora de elegir compartir piso, ya que en Madrid y Barcelona "cuesta de media entre 320 y 370 euros, frente a los 950 y 1.100 que, respectivamente, habría que pagar de media en estas ciudades por alquilar un piso", ha asegurado.
Otra de las conclusiones que se extraen del estudio es que hace tiempo que compartir vivienda ha dejado de relacionarse exclusivamente con los jóvenes universitarios, debido a la movilidad laboral o los problemas económicos, que han llevado a muchas personas a optar por la vivienda compartida.
En este sentido, cuatro de cada seis personas que comparten vivienda en España superan la treintena, mientras que el resto tiene entre 18 y 30 años de edad.
Según Toribio, la media de españoles de más de 30 años que comparten vivienda se ha incrementado considerablemente en los últimos años, pues en dos años el aumento de este grupo de edad ha crecido un 14%, "por la inestabilidad laboral y económica que vive buena parte de la sociedad, pero también por el encarecimiento de los precios en el mercado del alquiler", ha explicado.