Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La mitad del personal de servicio a bordo del AVE secunda la huelga, según Ferrovial

El paro arrancó este lunes y se extiende hasta el viernes, coincidiendo con el Puente del 1 de mayo
El 49% del personal que presta servicio a los viajeros a bordo de los trenes AVE y Larga Distancia de Renfe ha secundado hasta ahora el paro al que están convocados, que arrancó en la madrugada de este lunes y se extiende hasta el viernes, coincidiendo así con el Puente del 1 de Mayo, según informó Ferrovial, compañía que tiene subcontratado este servicio para la compañía ferroviaria.
Los sindicatos convocantes (CC.OO., UGT, USO, Sindicato Ferroviario y CGT) elevan hasta entre el 90% y el 95% el porcentaje de seguimiento de la huelga, que no obstante se desarrolla con normalidad y sin incidentes.
El paro está teniendo mayor incidencia en los trenes de Larga Distancia (Alvia), dado que la compañía está priorizando la cobertura de los servicios que se prestan en el AVE, fundamentalmente en el que une Madrid y Barcelona, según detallaron a Europa Press en fuentes sindicales.
Renfe, de su lado, aclara que la huelga es ajena a la compañía y que no tiene impacto alguno en la circulación de los trenes, si bien afecta a los servicios complementarios al viaje, los que se prestan a los viajeros a bordo.
En concreto, la operadora indica que pueden verse afectados los servicios de restauración y cafetería, la distribución de prensa, los sistemas audiovisuales y de megafonía y, en general, la atención al cliente.
A los paros también están llamados los trabajadores que operan en la estación de Madrid-Atocha, con lo que impactan en los servicios a los viajeros que se prestan en tierra, como en las salas club y los controles de acceso a los trenes, entre otros.
CONFLICTO POR EL NUEVO CONVENIO.
La huelga sucede a la que los trabajadores de Ferrovial del servicio a bordo de los trenes ya secundaron durante la Semana Santa. Con su convocatoria, los sindicatos reclaman al grupo de construcción y servicios que desbloquee la negociación del convenio colectivo.
Además, protestan por el ERE temporal que la compañía de construcción y servicios puso en marcha a comienzos de abril y que afecta a 452 trabajadores.
De su lado, Ferrovial defiende que con el nuevo convenio se perderían unas 300.000 horas de trabajo anuales. Según la compañía, el personal que conforma las tripulaciones de los trenes trabajan una media de 204 días al año de forma efectiva mientras que cobran por 240 jornadas laborales, que son las que deberían trabajar. Según sus datos, estos trabajadores cuentan con una salario medio de 40.000 euros.
A la huelga están llamados los alrededor de 2.000 empleados de Ferrovial que actualmente realizan estos trabajos. Esta empresa tiene encomendada la prestación de este servicio desde que en 2013 Renfe le adjudicó en concurso público el correspondiente contrato y se subrogó la plantilla de la empresa que hasta entonces realizaba el servicio. El contrato concluye el próximo mes de noviembre.
El presidente de Renfe, Juan Alfaro, en una reciente comparecencia en el Congreso, se refirió a este conflicto para asegurar que aplicará a Ferrovial las penalizaciones establecidas por contrato por los inconvenientes causados a sus viajeros por las huelgas.
"Se repercutirán a la empresa los importes que reclamen los pasajeros y se aplicarán las penalizaciones que recoge el contrato, faltaría más", indicó Alfaro, quien recordó que se trata que un conflicto "ajeno a Renfe", pero que "impacta directamente sobre sus viajeros".