Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El fondo de pensiones de Japón gana 19.800 millones entre julio y septiembre

El Fondo de Inversión de Pensiones del Gobierno de Japón (GPIF por sus siglas en inglés) obtuvo un beneficio de 2,37 billones de yenes (19.800 millones de euros) entre julio y septiembre, segundo trimestre fiscal del mayor fondo de pensiones mundial, gracias a la apuesta por la renta variable de la entidad, que había registrado pérdidas en los tres trimestres anteriores.
La rentabilidad obtenida por las inversiones de GPIF entre julio y septiembre arrojó una tasa de retorno del -1,84%, frente al -3,88% del trimestre anterior y la media del -3,81% del ejercicio anterior. Desde el lanzamiento del fondo de pensiones de Japón, la rentabilidad media anual obtenida es del 2,47%.
De este modo, el fondo japonés registra en el primer semestre de su ejercicio fiscal pérdidas de 2,86 billones de yenes (23.845 millones de euros), lo que representa un retorno negativo acumulado entre abril y septiembre del -2,12%.
GPIF invertía sus recursos al cierre del trimestre en deuda de Japón (36,15%) y deuda emitida por otros países (12,51%), así como en acciones niponas (21,59%), acciones de empresas extranjeras (21%) y otros activos a corto plazo (8,75%).
Entre julio y septiembre, el fondo nipón registró un retorno negativo del -1,34% por su exposición a deuda japonesa y del -0,22% por su posición en deuda emitida por otros países, mientras que su apuesta por la renta variable reportó a la entidad un rendimiento del 7,14% en el caso de las acciones japonesas y del 3,65% en los valores de otros países.
El fondo de pensiones de Japón administraba al finalizar el segundo trimestre de su ejercicio activos valorados en 132,07 billones de yenes (1,10 billones de euros).
En 2014, el Gobierno liderado por Shinzo Abe impulsó en el contexto de su programa económico de estímulo conocido como 'Abenomics' un cambio en la cartera de inversión de GPIF con vistas a ampliar la capacidad de la institución de invertir en activos de mayor riesgo.