Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un tercio del patrimonio declarado en 2015 procedía de la amnistía fiscal y el extranjero

Montoro defiende la regularización extraordinaria de 2012 alegando que España lo necesitaba
El ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro, ha defendido la necesidad y la eficacia de la Declaración Tributaria Especial (DTE), conocida como la 'amnistía fiscal', apuntando a que el patrimonio declarado a través de estos procesos de regularización se elevó hasta suponer en 2015 un tercio del total declarado ante la Agencia Tributaria.
Durante su comparecencia ante la Comisión de Hacienda y Función Pública del Congreso para ofrecer explicaciones por la anulación de la 'amnistía fiscal' por parte del Tribunal Constitucional, Montoro ha señalado que las personas que se acogieron a la DTE y las que utilizaron el Modelo 720 por la obligación de declarar bienes en el extranjero, "no han tenido más salida que seguir confesando incrementos patrimoniales".
El titular de Hacienda ha explicado que mientras la base imponible del total de contribuyentes bajó entre 2007 y 2015 casi un 32% --desde los 514.161 millones de euros hasta los 350.298--, los que se acogieron a la DTE (Modelo 750) declararon que su patrimonio en esos años se había incrementado un 82,30%, pasando de los 28.624 millones a los 52.181 millones de euros.
"Aquí está incluido tanto el patrimonio que en su día regularizaron a través de la DTE como el que han declarado posteriormente en periodo voluntario", ha señalado Montoro, puntualizando que "todos esos bienes han pagado y siguen pagando los impuestos que les corresponden de acuerdo a las leyes tributarias".
En el caso de los declarantes del Modelo 720, aprobado junto a la DTE, para obligar a declarar los bienes en el extranjero, su patrimonio declarado se ha incrementado entre los años 2007 y 2015 un 78,6%, al pasar de 61.182 millones de euros a 109.278; mientras que el de los que han presentado los dos modelos, el 720 y el 750, casi se ha duplicado, y ha pasado de 23.892 millones de euros en 2007 a 46.025 en 2015, un 92,64% más.
En este sentido, Montoro ha explicado que si en el año 2007 las personas que iban a convertirse en declarantes del 720 y las que se iban a acoger al 750 habían admitido un patrimonio que representaba el 12,82% del total declarado, en 2015, después de reconocer y, en su caso, regularizar su patrimonio, éste ya representaba el 32,95% del total declarado por el conjunto de los contribuyentes.
"LO NECESITÁBAMOS"
Durante su comparecencia, Montoro ha justificado la necesidad de aprobar la Declaración Tributaria Especial (DTE), más conocida como 'amnistía fiscal', por la amenaza del rescate: "Lo necesitábamos", ha asegurado ante la Comisión de Hacienda y Función Pública del Congreso.
El ministro ha defendido que, ante la posibilidad de recaer en una suspensión de pagos y de la quiebra del Estado, eran necesarias "medidas nítidas y contundentes con reflejo a corto plazo" para dar al exterior la "sensación" de que el país podía salir de la crisis por sus propios medios. "No podíamos dejar de tomar medida que pudiera dar la vuelta a esta situación, por muy dura que fuera", ha justificado.
"Nos la jugamos, como en otras medidas, porque podían haber fracasado, pero no lo han hecho", ha aseverado Montoro, que se ha vanagloriado de que, de no saber cuántos bienes ocultaban los contribuyentes en el extranjero, se afloraron 40.000 millones de euros.
"Pagaron 1.200 millones, pero lo importante es lo que afloró y que continuaron pagando impuestos en IRPF, el Impuesto de Patrimonio, plusvalías, de Sociedades, impuestos especiales... Eso es lo que necesitábamos", ha aseverado el ministro.