Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Nueve Comunidades Autónomas se rebelan contra Hacienda

Cristóbal Montoro impone el objetivo del déficit a las Comunidades AutónomasEFE

Un total de nueve Comunidades Autónomas ha votado en contra de los objetivos de déficit y deuda para el trienio 2016-2018 en el Consejo de Política Fiscal y Financiera celebrado este miércoles, en el que el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas ha utilizado en segunda vuelta su mayoría para aprobar las cifras. Otros seis votos han sido a favor y ha habido una abstención.

Los objetivos han salido adelante en segunda votación y se mantienen según lo propuesto por Hacienda: Las comunidades autónomas tienen que reducir su saldo negativo desde el 0,7% previsto para este año al 0,3% en 2016, al 0,1% en 2017 y al equilibrio presupuestario en 2018.
Las nueve autonomías que han rechazado las cifras son Canarias y Cataluña y las siete gobernadas por el PSOE: Castilla-La Mancha, Aragón, Extremadura, Asturias, Baleares, Comunidad Valenciana y Andalucía.
Las que han votado a favor son las cuatro gobernadas por el PP excepto Castilla y León: La Rioja, Galicia, Madrid y Murcia, así como Ceuta y Melilla. La Junta que dirige Juan Vicente Herrera ha optado por la abstención.
Los socialistas se han opuesto, porque aunque no cuestionan el déficit global del 2,8, aunque sí el reparto entre las administraciones. El PSOE cree que la Administración central debería cargar con más peso y permitir el límite de déficit hasta el 1,4%, no el 0,3% que le exige el ministro Cristóbal Montoro.
Así se ha acordado en la reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF), donde el Gobierno ha frenado la rebelión de las regiones que pedían un poco más de margen y ha usado su mayoría para aprobar la senda prevista en el Programa de Estabilidad tal y como estaba.

Montoro ha dicho que la aprobación de los objetivos supone un "paso más" en términos de estabilidad presupuestaria y ha asegurado que el Gobierno aplicará "con todo rigor" la ley para garantizar la corrección del déficit.

"Nos vamos a encargar de que cumplan, les vamos a ayudar a cumplir", ha dicho el titular de la cartera de Hacienda, tras pedir que se analice cómo están los que pregonan que no hay que cumplir con la estabilidad.

Esta Ley contempla diversas medidas para garantizar el cumplimiento de los objetivos de déficit, como avisos, sanciones e incluso la intervención como última medida, aunque el Gobierno nunca ha llegado tan lejos.

Según Montoro, es necesario garantizar este cumplimiento porque la consolidación fiscal es lo que está permitiendo a España salir de la crisis, estar a la cabeza en crecimiento económico y crear empleo, el gran objetivo del Gobierno.

De esta forma, ha dicho, se podrá confirmar que España seguirá creciendo en el futuro, seguirá creando empleo y los españoles podrán mejorar sus condiciones de vida en ese trayecto.

"EL MAYOR ESFUERZO LO HACE EL ESTADO"

Pese al rechazo que han mostrado algunas comunidades, el ministro ha asegurado que todas, en términos generales, han demostrado su apuesta por la estabilidad, puesto que las discrepancias se han centrado en la cuantificación del déficit.

En este sentido y sobre las peticiones sobre la necesidad de dar más margen a las regiones, Montoro ha recordado que el "mayor esfuerzo" para reducir el saldo negativo de las cuentas lo está haciendo el Estado.

Pese a las críticas, el ministro ha asegurado que el clima de la reunión ha sido de "entendimiento" y que el diálogo con los consejeros ha sido "muy correcto". Además, ha aprovechado para desear "la mejor suerte" a los nuevos consejeros.