Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El número de billetes de euro falsos cae un 20,7% en la segunda mitad de 2016

El número de billetes de euro falsos retirados de la circulación en el segundo semestre de 2016 alcanzó los 353.000, lo que supone un ligero incremento en comparación con el primer semestre de ese año pero un 20,7% menos que en el mismo periodo del año anterior, según ha anunciado este viernes el Banco Central Europeo (BCE).
Según ha valorado la entidad en un comunicado, esta cifra sigue siendo "muy baja" en comparación con el número creciente de billetes auténticos en circulación, que superaron los 19 millones en el segundo semestre de 2016.
Los billetes más falsificados fueron los de 20 y de 50 euros, aunque su proporción descendió en comparación con las cifras registradas en el primer semestre.
En conjunto, ambas denominaciones representaban el 80,3% de los billetes falsos, y el 93,6% de ellos se encontraron en países de la zona euro. En los Estados miembros de la UE no pertenecientes a la zona del euro este porcentaje fue de en torno a un 5,4% y, en otros lugares del mundo, del 1%.
En este contexto, el BCE ha recordado que el nuevo billete de 50 euros, que entrará en circulación el 4 de abril de este año, incorpora innovadores elementos de seguridad.
El Eurosistema, compuesto por el BCE y los 19 bancos centrales nacionales de la zona euro, recomienda a los ciudadanos que presten atención a los billetes que reciben.
En este sentido, explica que los billetes auténticos pueden reconocerse fácilmente utilizando el método denominado 'toque, mire y gire' descrito en la web del BCE de los bancos centrales nacionales del Eurosistema.
En el caso de recibir un billete sospechoso de ser falso, recomienda compararlo directamente con uno que se sepa que es auténtico y, en el caso de confirmarse las sospechas, dirigirse a la policía, al banco central nacional corespondiente o a su banco.