Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los municipios con centrales nucleares temen que el Gobierno abandone el entorno de Garoña tras su cierre

La Asociación de Municipios de Áreas de Centrales Nucleares (AMAC) ha vaticinado que el Gobierno "abandonará totalmente" los pueblos y zonas del entorno de la planta de Santa María de Garoña (Burgos) tras su cierre definitivo, que ha sido anunciado este martes por el Gobierno, tal y como "está pasando en Zorita", la primera central nuclear española en desmantelamiento.
En declaraciones a Europa Press, el gerente de AMAC, Mariano Vila D'Abadal, ha dicho estar seguro de que las administraciones "no van a mover un dedo" por estas zonas, un total de 14 pueblos, para "compensar el cierre de una actividad económica".
El desmantelamiento de la central de José Cabrera, en Almonacidad de Zorita (Guadalajara), el primer silo nuclear en cerrarse definitivamente en España, "esta siendo una experiencia dramática", según ha continuado Vila D'Abadal, que ha dicho que el anuncio del cierre de Garoña supone para los pueblos "un nuevo reto".
Sobre los 2,5 millones de euros que se reparten entre los 14 pueblos cercanos a la planta de Garoña y que el Gobierno ha dicho que seguirán percibiendo mientras dure el desmantelamiento (entre 13 y 16 años), Vila D'Abadal ha señalado que "es una obligación" de Enresa (empresa pública de gestión de residuos radiactivos) porque los deshechos nucleares "continuarán estando en Garoña", y "para eso están estos fondos".
No obstante, "el dinero está bien, pero no es la solución", sino que "se necesita implicación y compromiso real", según ha afirmado el gerente de AMAC. "Nos tocará luchar", ha sentenciado.