Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La liquidación del esquema de protección de activos de CCM entra en fase final y concluirá en marzo de 2019

No hay impactos adicionales a los asumidos por Liberbank en 2016, según la valoración independiente del EPA
La liquidación del Esquema de Protección de Activos (EPA) de Caja Castilla-La Mancha (CCM), cuya vigencia terminó el 31 de diciembre de 2016, ha entrado en su fase final y estará concluida antes de marzo de 2019, según han informado a Europa Press fuentes financieras.
El proceso de liquidación del primer EPA del sistema bancario español continuará a través de una propuesta de liquidación por parte de Liberbank, matriz de la antigua caja, en un plazo de cuatro meses y al cierre del primer trimestre de 2019 habrá concluido.
Caja Castilla-La Mancha fue intervenida por el Banco de España en marzo de 2009 y tras su incorporación a Liberbank se puso en marcha este primer EPA, que contemplaba unas aportaciones por parte del Fondo de Garantía de Depósitos de 2.475 millones de euros para cubrir las pérdidas derivadas de los activos dañados asumidos por Liberbank provenientes de la antigua caja.
Durante la vigencia del EPA se consumieron los 2.475 millones de euros previstos, y la valoración de los activos y riesgos prevista en el reglamento del EPA, que ha sido realizada por tres expertos independientes y ha concluido recientemente, es similar a la prevista y recogida en el cierre del EPA.
SIN IMPACTOS ADICIONALES
Concretamente, el informe de evaluación recoge que no hay impactos adicionales a los que ya asumió Liberbank durante el ejercicio 2016, según han informado las mismas fuentes.
A 31 de diciembre de 2016, Liberbank había consumido los 2.475 millones de euros, de los que 598 correspondieron al último año, y asumió adicionalmente un impacto en su cuenta de resultados de 175 millones, con lo que, según señala en su memoria de 2016, preveía que la valoración independiente de los activos no diferiría significativamente de la fijada por la entidad que dirige Manuel Menéndez.