Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La libra baja un 2% tras las elecciones, pero la Bolsa de Londres sube más de un 1%

La incertidumbre suscitada en Reino Unido por el resultado electoral, que lejos de reforzar el liderazgo de Theresa May cuestiona la estrategia del Partido Conservador en sus negociaciones sobre la salida del país de la UE, ha provocado el desplome de la cotización de la libra esterlina, que bajaba un 2%, hasta mínimos del pasado mes de abril, mientras la Bolsa de Londres registraba subidas superiores al 1% en la apertura.
En concreto, la libra cotizaba en la apertura de los mercados europeos en 1,2688 dólares, frente a los 1,2951 del cierre de ayer, lo que representa su peor cambio frente al 'billete verde' desde el pasado 18 de abril, fecha en la que Theresa May anunció por sorpresa la convocatoria de elecciones anticipadas.
Por su parte, el selectivo Ftse 100 de la Bolsa de Londres ha iniciado la sesión con un descenso del 0,38%, que instantes después se transformaba en subidas de hasta el 1,2%, por encima de los 7.500 puntos.
El Partido Conservador de Reino Unido se ha impuesto en las elecciones parlamentarias celebradas el jueves, si bien no podrá lograr la mayoría en el Parlamento, según los resultados correspondientes a 643 de las 650 circunscripciones, que hacen imposible que sume ya los escaños necesarios.
Según las informaciones recogidas por la cadena de televisión británica BBC, los conservadores tienen en este momento 313 escaños, a trece de los necesarios para confirmar su mayoría parlamentaria. Esta cifra supone además doce escaños menos de los que tenía antes de los comicios.
Por detrás figuran el Partido Laborista, con 260 escaños --29 más--; el Partido Nacional Escocés (SNP), con 35 --21 menos--; y los Liberal Demócratas, con doce --cuatro más--.
Respecto al número de votos, los conservadores se han hecho con el 42,4% de las papeletas, por el 40,2% de los conservadores, el 7,1% de los Liberal Demócratas y el 3,1% del SNP.
De esta forma, la apuesta de la primera ministra, Theresa May, por el adelanto electoral habría resultado fallida porque su objetivo era ampliar la hegemonía de 17 asientos que ostentaba en Westminster.
La propia May ha resaltado este viernes que el país "necesita un periodo de estabilidad", agregando que siempre ha actuado teniendo en cuenta los intereses de la nación.