Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El jefe del Eurogrupo no ve necesaria una prórroga del rescate bancario

Jeroen Dijsselbloem, presidente del EurogrupoReuters

El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, no cree que sea necesario que se prorrogue el programa para la reestructuración del sistema bancario español acordado por el Gobierno con sus socios europeos, por lo que espera que, aunque se desconoce aún la decisión final sobre el rescate bancario, esta sea "positiva". El presidente del Eurogrupo se reunirá en Madrid con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y con el líder de la oposición, Alfredo Pérez Rubalcaba, a pocas semanas de que concluya el rescate bancario.

En un desayuno informativo en Madrid, Dijsselbloem ha hecho una valoración positiva del programa y ha defendido que ha funcionado "bien", ya que los bancos españoles parten con ventaja gracias a él de cara a los próximos análisis que se realizarán al sector bancario europeo.
Por este motivo, confió en que se pueda llegar a una resolución final positiva en la reunión del Eurogrupo de noviembre en el que se analizará la conclusión definitiva del rescate bancario español.
"No hay por qué seguir con el programa para los bancos españoles en este momento", incidió Dijsselbloem, quien recalcó que las entidades españolas contarán a partir de ahora con las mismas herramientas con las que cuenta el resto de bancos europeos.
Asimismo, admitió que el programa del rescate bancario español estaba "sobredimensionado", ya que el Gobierno tenía a su disposición hasta 100.000 millones de euros, pero defendió que esta decisión tenía "su razón de ser" y funcionó bien.
En este sentido, también recalcó que los programas de ayuda a los países tienen que ser diseñados de una forma eficaz y deben encajar con los problemas de cada economía, que en el caso de España se centraban principalmente en su sector bancario.