Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La inversión empresarial en RSE aumenta hasta 741 millones y dobla los beneficiarios a 30 millones en 2015

Bienestar y necesidades sociales, principales ámbitos de actuación de los más de 8.600 proyectos realizados, según Deloitte y Fundación SERES
La inversión de empresas e instituciones en actuaciones de Responsabilidad Social Empresarial (RSE) superó los 741 millones de euros y benefició a 30 millones de personas --cerca de la mitad, beneficiarios directos-- durante 2015, según revela el III Informe de Impacto Social de las Empresas elaborado por Deloitte y Fundación SERES, y presentado este lunes, 7 de noviembre, en Madrid.
De este modo, las cifras reflejan una tendencia ascendente respecto a la pasada edición del citado informe ya que, en 2014, la inversión empresarial en proyectos sociales se elevó a 438 millones de euros, con 16 millones de beneficiarios.
En este sentido, también ha aumentado el número de empresas participantes en la muestra ya que, este año, han participado un total de 77 empresas socias de Fundacación SERES (que representan el 25% del PIB del país, emplean a más de 1,1 millones de personas y que han aportado los resultados logrados a través de su actividad de RSE en 2015), frente a las 68 del año anterior.
Así, a través del modelo de análisis desarrollado por Deloitte que ha permitido medir, analizar y evaluar la contribución real agregada de las empresas a la sociedad, el documento de esta edición revela, entre otras conclusiones que, durante 2015 se desarrollaron más de 8.600 programas que contaron con cerca de 30 millones de beneficiarios (de los que 14,9 fueron directos).
Actuaciones de impulso de la sociedad e infancia y juventud aglutinan el mayor número de beneficiarios directos pues representan el 36% y el 31% del total de beneficiarios, respectivamente. Destaca asimismo el colectivo de empresas y emprendedores, con un 10% de beneficiarios totales, según ha explicado en rueda de prensa la directora general de Fundación SERES, Ana Sainz.
El análisis revela también el alto grado de compromiso de las organizaciones con la integración laboral pues siete de cada 10 empresas han contribuido a integrar laboralmente a colectivos desfavorecidos; un 82% de las empresas integran en plantilla, propia o de empresas del grupo, a personas con discapacidad, y 57.371 personas habían sido integradas a 31 de diciembre de 2015.
Por ámbitos de actuación, el 58% de los proyectos han sido realizados en el ámbito del bienestar y la cobertura de necesidades sociales. Concretamente, destacan los ámbitos de la educación y la salud que concentran, de manera agregada, más de un 30% de proyectos totales. El 42% de los proyectos se han desarrollado en el ámbito del empleo; de este modo, un 33% se han orientado a la generación de oportunidades de empleo e integración laboral mientras que el 9% restante han sido acometidos en el ámbito de la formación para el empleo.
En cuanto a la participación de trabajadores en el desarrollo de proyectos de RSE, la cifra se eleva a 119.547 empleados participantes. Así, un 26% de las empresas cuentan con más del 50% de empleados involucrados en actividades de RSE. Las actividades de voluntariado aglutinan al 10,7% (el 79% de las empresas promueven el voluntariado corporativo) y un 13,2% participa "activamente" en actividades de RSE.
Mientras, atendiendo a la inversión media por proyecto, un 13% de las empresas dedica más de 100.000 euros a cada uno de los proyectos de RSE. Además, se han realizado 16.000 colaboraciones con entidades sociales en empresas de RSE y un 25% de las compañías cuenta con más de 101 colaboradores en el marco de su actividad de RSE.
El informe añade que el 64% de la inversión en RSE se ha concentrado en España, mientras que el 36% restante se ha destinado a proyectos internacionales. De manera adicional, un 60% de las empresas tiene a su disposición un plan para extender sus políticas de RSE a lo largo de su cadena de valor.
A la hora de realizar este estudio, se ha utilizado un modelo que gira en torno a cinco aspectos: persona, organizacional, relacional, económico y social, así como 16 ejes de contribución y 138 indicadores definidos, según ha explicado Ana Andueza, de Deloitte, que ha apostado por realizar una mayor inversión en programas de RSE dirigidos a la innovación social".
"CREAR VALOR Y OBTENER UN RETORNO"
En la rueda de prensa de presentación del informe, el presidente de Fundación SERES, Francisco Román, ha subrayado la importancia de que las empresas creen valor para la sociedad pues, a su juicio, "cuando esto sucede, se obtiene un retorno al tiempo que se genera un valor intangible para la sociedad". "Estamos hablando de problemas reales. Estamos hablando de impacto", ha enfatizado.
"Medir y analizar esta capacidad de impactar en la sociedad de las empresas, que han participado en este estudio, es un barómetro de la realidad de la RSE en España y de cómo las empresas avanzan en el reto de la transformación social. Es una gran satisfacción poder realizar cada año este análisis con Deloitte y medir y mostrar a todos los grupos de interés estos resultados", ha añadido.
Por su parte, el presidente de Deloitte, Fernando Ruiz, ha hecho alusión al aumento de las cifras: "Cada año nos encontramos con más y mejores proyectos que buscan mejorar el entorno social en el que operan, ayudando a satisfacer las necesidades de un mayor número de colectivos cada año. Y, sobre todo, aumenta también el número de voluntarios involucrados en su desarrollo".
"El Informe de Impacto Social, impulsado por SERES y Deloitte, gana relevancia año tras año, posicionándose como un medidor de referencia para alcanzar el objetivo de toda acción social: construir una sociedad más equilibrada con oportunidades para todos", ha apostillado.