Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los bancos de inversión creen que sin un marco fiscal más actractivo España no atraerá empresas del Brexit

Los intentos de España por atraer a empresas que se estén planteando abandonar Reino Unido a causa del Brexit serán baldíos si el Gobierno no articula un marco fiscal más atractivo, informaron a Europa Press en fuentes de bancos de inversión presentes en España.
Las mismas fuentes indicaron que en las circunstancias actuales, las empresas u organismos que estén barajando trasladar su sede por la salida de Reino Unido de la UE "no tienen a España en el radar" porque las condiciones fiscales que ofrece no son suficientemente interesantes.
Los bancos de inversión, algunos de los cuales asesorarán a las empresas que estudian abandonar la City londinense y migrar sus negocios o parte de ellos al Continente, estiman que hay otras ciudades mejor posicionadas que Madrid o Barcelona para brindarse como sede, caso de Frankfurt, París, Amsterdam, Dublín e incluso Milán.
El Gobierno del Estado de Hesse -al que está adscrita la ciudad de Frankfurt- ya ha creado un grupo de trabajo proactivo para analizar las oportunidades que puede brindar el Brexit, mientras que París, Amsterdam y Dublín han iniciado los primeros contactos para promover su candidatura y poner en valor sus virtudes de ciudades anfitrionas.
En el caso español, y como puntos a favor, la gran banca de inversión valora el vigor de la economía española, la que crece a mayor ritmo de las grandes economías de la UE, así como la estabilidad política recobrada con la constitución de un Gobierno en minoría después de un año perdido. Como factores en contra estarían la citada fragilidad del Ejecutivo y la inexcusable consolidación fiscal para cumplir los objetivos de déficit pactados con Bruselas, que ha motivado las recientes subidas de impuestos.
Así, los aumentos de los anticipos a cuenta del Impuesto de Sociedades y la eliminación de deducciones de este tributo ponen de manifiesto para estas entidades que una parte significativa del esfuerzo fiscal va a recaer en las empresas, y se preguntan si en el futuro podría haber mayores subidas tributarias si el cumplimiento del objetivo de déficit peligrara.
Los bancos de inversión han valorado especialmente que la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) haya lanzado un plan específico para atraer entidades británicas tras el Brexit, ya que un mercado de valores atractivo es uno de los requisitos básicos que requerirían estas empresas.
Hasta el momento, muy pocos países han formalizado y han concretado actuaciones de este tipo. El organismo presidido por Sebastián Albella ha subrayado que otras entidades más allá de las provenientes del Reino Unido también podrían beneficiarse de este plan.
Por el momento, el banco estadounidense Citibank analiza junto a la CNMV trasladar su actividad de corretaje de Londres a Madrid si finalmente Reino Unido pierde el acceso al mercado único. La entidad está manteniendo contactos y prevé seguir haciéndolo con los distintos reguladores de los principales países de la Unión Europea.
THINKMADRID
De su lado, la Comunidad de Madrid ha puesto en marcha #ThinkMadrid, un proyecto para atraer empresas británicas a la región que se basa en una baja fiscalidad y en una "autopista administrativa" para dar facilidades a empresas e inversores que decidan salir de Reino Unido tras el Brexit.
La presidenta autonómica, Cristina Cifuentes, ha nombrado al economista Daniel Lacalle comisario de la Comunidad de Madrid en Reino Unido con la misión de convencer a las empresas de que "Madrid es el mejor destino para vivir, trabajar e invertir".
El Gobierno regional ha resaltado el impacto positivo que podría tener para Madrid la salida de Reino Unido de la Unión Europea, ya que podría suponer 60.000 euros por cada trabajador que se desplazara desde la isla hasta la región.