Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La inversión directa en hoteles en España aumenta un 18% en el primer semestre, hasta los 996 millones

Retrocede la inversión de las 'socimi' y aumenta la de los fondos privados
La inversión directa en el sector hotelero en España fue de 996 millones de euros hasta julio de 2016, un 18% más, frente a los 840 millones del mismo periodo del año anterior, según el Informe Hotelero de España de BNP Paribas Real Estate.
Aunque en 2015 la mayor parte del volumen invertido en hoteles fue por la vía de operaciones societarias, este año se alcanza casi exclusivamente con transacciones directas sobre activos hoteleros. De esta manera, la inversión total en el primer semestre es de 996 millones, frente a los 1.470 millones del mismo periodo de 2015.
En rueda de prensa, el Economista Europeo de BNP Paribas, Ramiro Rodríguez, ha explicado que los inversores nacionales y extranjeros han mantenido su interés en 2016, principalmente en turismo de ocio y en los hoteles de tres o más estrellas. Además, apunta que, en lo que va de año, se han cerrado un total de 26 operaciones.
Las compras directas por parte de 'socimi' ascienden a 82 millones a finales de julio de 2016, gracias a la operación Hispania, frente a los 10 millones de adquisición directa en 2015. En 2014 y 2015, acumularon cuotas del 49% y el 60%, respectivamente, pero este año ceden su protagonismo a los fondos privados, cuya inversión suma el 36% de la inversión hotelera.
A pesar de que éstas registraron algunas de las operaciones más importantes en 2014 y 2015, acumulando cuotas del 49% y el 60%, este año las 'socimi' pierden presencia debido a que "su poder de gasto fue agotado a principios de año", aunque Rodríguez asegura que harán "un acto recurrente y en pocos años volverán a estar en el mercado".
En cuanto al destino de las inversiones, la mayoría de inversores optan por Madrid, la costa e islas, y su estrategia tras adquirir un hotel es "reformarlo, cambiar la marca y subir el perfil del huésped".
TARIFAS AÚN MÁS BAJAS
En cuanto a rendimiento, la tarifa media diaria ha crecido un 4,4% en 2016 y los ingresos por habitación disponible un 11%. Aunque España lidera el mercado europeo en cuanto al crecimiento de ambos, Rodríguez ha resaltado que "las tarifas del mercado hotelero español se mantienen aún bajas respecto a países comparables", con 105 euros, por debajo de países como Italia (125 euros), Reino Unido (120 euros) y Suiza (112 euros), aunque por encima de Francia (93,5 euros) y Portugal (92,3 euros).
La mayoría de visitantes extranjeros procede de Reino Unido (29%), Alemania (18%) y Francia (17%), atraídos por el turismo de sol y playa, y entre enero y agosto se registraron un total de 231 millones de pernoctaciones. El gasto turístico per cápita aumentó un 31% entre 2011 y 2015, y quienes más se beneficiaron continuaron siendo Cataluña, Canarias, Baleares y Andalucía.
ROZARÁ 1.000 MILLONES EN 2017
El año pasado, España recibió 68,1 millones de turistas extranjeros. Para 2016, el informe pronostica un nuevo récord por encima de los 70 millones de visitantes y un crecimiento del PIB de 0,2 puntos a final del ejercicio, hasta el 2,7%, a pesar de la inestabilidad política.
Rodríguez ha explicado que las previsiones a principio del ejercicio eran que el PIB creciese un 3%, pero se han visto mermadas por el impacto del 'Brexit' y el panorama político nacional.
Sin embargo, asegura que esto no afectará a que la inversión hotelera continúe siendo muy activa en 2016 y 2017 y a la mejora constante del rendimiento hotelero, así como a alcanzar un nuevo récord de visitantes extranjeros, ya que estos "toman sus decisiones en base a la estabilidad de sus propios países".
Desde el punto de vista de Rogríguez, la inversión hotelera se centrará en estrategias de valor añadido, llegando al umbral de los 1.000 millones de euros en 2017.
Además, la inestabilidad en el norte de África, principal competidor, será clave para la consolidación del crecimiento del turismo en España, ya que el economista de BNP "no cree que se vaya a solucionar a corto plazo".