Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Otro inspector del Banco de España investigará las cuentas del Banco de Valencia

Los jueces Santiago Pedraz y Pedro VigorEFE

Un perito del Banco de España ayudará al juez Santiago Pedraz en su investigación sobre las irregularidades detectadas en el Banco de Valencia. El pasado jueves el órgano supervisor nombró al inspector que le había solicitado el magistrado, según han confirmado fuentes cercanas al Banco de España a Noticias Cuatro.

Se trata de un paso fundamental en el caso después de que Hacienda negara durante más de un año la designación de dos expertos en tasaciones al juez instructor.  Pedraz llegó a plantear hace un mes el archivo de las denuncias “ante la imposibilidad y dificultades puestas de manifiesto a lo largo de la investigación judicial".
Ante la reiterada negativa de ayuda por parte del Ministerio que dirige Cristóbal Montoro, el juez optó por solicitar ayuda al Banco de España modificando el perfil del experto que requería. Con el perito designado el pasado jueves serán ya 13 los inspectores que el Banco de España ha puesto a disposición de la justicia para que analicen las supuestas irregularidades detectadas en las entidades nacionalizadas.
En el caso del Banco de Valencia el asesoramiento independiente que reclamaba el juez servirá para valorar ocho operaciones “verdaderamente ruinosas”, según el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), una de las partes personadas en esta causa. Se trata de averiguar si los directivos de la entidad favorecieron a determinados empresarios en perjuicio del banco con créditos presuntamente fraudulentos y de si existía “racionabilidad económica” en alguna de las operaciones que aprobó la cúpula del Banco de Valencia.
Precisamente una de las operaciones irregulares denunciadas que deberá analizar el inspector del Banco de España será la compra de la inmobiliaria Costa Bellver en el año 2009. Esta adquisición había sido denunciada también por los nuevos gestores de Bankia (principal accionista del Banco de Valencia hasta su intervención). No solo se duda de la “racionabilidad económica” de esta adquisición, sino que también se investiga un posible pago de comisiones a dos exdirectivos de la entidad por esta operación.
La opinión del perito del Banco de España servirá como una prueba clave para decidir si se abre juicio contra la antigua cúpula de Banco de Valencia por estafa, apropiación indebida y administración desleal. En la lista de imputados figura el ex presidente de la entidad y de Bancaja, José Luis Olivas, el exconsejero delegado, Domingo Parra y varios empresarios valencianos, entre ellos el presidente de Aguas de Valencia, Eugenio Calabuig Gimeno.
El Banco de Valencia llegó a figurar en la lista de las diez mayores entidades del país. Su mayor accionista era Bancaja. De hecho ambas compartían el mismo presidente: José Luis Olivas. El día 21 de noviembre de 2011, un día después de las elecciones generales, el Banco de España intervino el banco y terminó inyectando 4.500 millones de dinero público. La entidad finalmente se vendió por un simbólico euro a CaixaBank a finales de 2012.
Los pequeños accionistas del Banco de Valencia (Apabankval) fueron los primeros en denunciar a los gestores en junio de 2012. Un año más tarde el FROB denunció también al antiguo consejo de administración de la entidad anterior tras detectar indicios de “diversos delitos”.