Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las ingenierías piden que la Intervención General del Estado controle los contratos de Fomento

La patronal de ingenierías Fidex considera que la Intervención General del Estado (IGAE) debe supervisar los contratos que el Ministerio de Fomento adjudica directamente a la ingeniería pública Ineco sin, por tanto, sacarlos a concurso público.
Las ingenierías consideran que, de esta forma, el Ministerio cumpliría con lo que establece la nueva Ley de Régimen Jurídico del Sector Público, que entra en vigor este mes de octubre, y que establece límites para que las administraciones públicas contraten sin concurso.
Según Fidex, en virtud de esta norma, Fomento debería justificar que la adjudicación directa de un contrato de ingeniería a Ineco es "la mejor opción de acuerdo a criterios de rentabilidad económica".
No obstante, la organización denuncia que en los últimos cinco años Fomento ha concedido a Ineco, "y por tanto no ha sacado a concurso al sector privado", alrededor del 60% de su inversión en ingeniería.
Para Fidex, se trata de "un dato difícil de justificar" cuando, según recuerda, la ley actual ya limita las adjudicaciones a una empresa pública como Ineco "deben registrarse en casos de urgencia o seguridad nacional".
Además, la patronal indica que Ineco trabaja "a tarifa y sin sufrir bajas económicas, cuando el sector privado, debe competir para hacerse con proyectos en concursos en los que se ve obligado a ofertar con bajas económicas que, en algunos casos, alcanzan el 60% del presupuesto de licitación, lo que hace difícil justificar que contratar con Ineco es lo más rentable y eficiente".
Así, ante la imposibilidad de argumentar motivos económicos, Fidex "teme" que se "acentúe la práctica de disfrazar como urgentes trabajos que no lo son", y, por todo ello, considera "importante" que exista un control por parte de la IGAE.