Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La industria aérea mundial ganará casi 28.000 millones en 2017, según la IATA

Toca techo el impacto de los menores precios del combustible y aumenta la presión por la sobreoferta
La industria global de aerolíneas obtendrá un beneficio neto de 31.400 millones de dólares (27.909,8 millones de euros) en 2017, una cifra que supone un aumento del 5,3% respecto a lo estimado anteriormente, según la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA), que revisa al alza sus previsiones anteriores.
La IATA, que aglutina al 83% del tráfico aéreo mundial, pronosticó en diciembre unas ganancias para el sector de 29.800 millones de dólares (26.487,7 millones de euros) para 2017, una cifra que arroja un margen de beneficio del 4,2% (7,69 dólares por pasajero) --frente a 9,13 dólares en 2016 y 10,08 dólares de 2015-- algo debajo del año anterior (4,9%). Para 2016, el beneficio se sitúa en 34.800 millones de dólares (30.915 millones de euros).
Durante este año los ingresos de las aerolíneas a nivel mundial se espera que alcancen los 743.000 millones de dólares (660.058 millones de euros) este año, un aumento del 0,9%, frente a los 736.000 millones de dólares (653.870 millones de euros) estimados, y casi 38.000 millones de dólares (33.755 millones de euros) más que 2016.
El principal factor para esta corrección al alza ha sido la demanda, que ha sido "mucho más fuerte" de lo previsto. De hecho, se espera que la demanda de pasajeros aumente un 7,4% a lo largo del año 2017 a nivel global, siendo la misma tasa de crecimiento que en 2016 y 2,3 puntos porcentuales más alta de lo previsto anteriormente.
"La demanda de los negocios de carga y pasajeros es más fuerte de lo esperado, mientras que los ingresos están aumentando, aunque las ganancias se ven afectadas por el aumento de los costes de combustible, mano de obra y mantenimiento", ha afirmado el director y consejero delegado de la IATA, Alexandre de Juniac, que ha celebrado que la industria aérea presente ganancias por tercer año consecutivo.
COMBUSTIBLE AL ALZA.
El abaratamiento del combustible en 2016 fue el responsable de la mayor parte de la caída (8%) de los costes unitarios de las aerolíneas en 2016, que vuelven a subir por el impacto de las coberturas de combustible y el incremento de los precios al contado.
De hecho, que la factura total por combustible de la industria aérea ascienda a 129.000 millones de dólares (114.605 millones de euros) --en base a un precio promedio barril/Brent de 54 dólares-- ligeramente por debajo del nivel de 2016, representando el 18,8% de los costes totales de la industria, que sumarán 687.000 millones de dólares (610.357 millones) este año, un aumento de 44.000 millones de dólares (39.091 millones de euros).
Así las cosas, se espera que la rentabilidad descienda a niveles de 2016. "Hay signos de estabilización en la
primera mitad del año, con una ligera mejoría hacia final de año gracias a una mejor utilización
de la capacidad y la necesidad de responder al aumento de los costes unitarios", señala la IATA.
La IATA ha dado a conocer su revisión de expectativas sobre la industria aérea durante la apertura de la 73ª reunión de su asamblea general anual, que se celebra estos días en Cancún, México, y que reúne a cerca de 1.000 representantes de la industria.
Durante su intervención, De Juniac ha reafirmado el compromiso de la industria con la seguridad, más si cabe ante las amenazas emergentes como el terrorismo, y ha brindado el apoyo del sector a los gobiernos. "El intercambio de información entre los Gobiernos y la industria es la clave. Así que sólo tiene sentido que trabajemos juntos lo más cerca posible", ha afirmado.
LA MITAD DE LAS GANANCIAS EN EE.UU.
El precio más caro del petróleo es el principal responsable de la previsión de 2017, ya que se prevé un incremento del precio medio del petróleo desde 44,6 dólares el barril de Brent en 2016, hasta 54 dólares en 2017, lo que hará subir el precio del combustible de aviación a 64 dólares por barril desde los 52,1 dólares de 2016.
Aparte del efecto de los precios del combustible y de la cobertura, el principal factor de aumento de los costes este año viene de los proveedores de mano de obra y de la presión sobre la industria con el aumento de operadores, lo que afecta directamente al desempeño financiero.
"El año pasado, las ganancias de productividad compensaron los incrementos salariales, pero este año esperamos que los costes unitarios de mano de obra aumenten casi un 3%, continuando lo que ya fue evidente en el primer trimestre", dijo De Juniac.
Pese al buen desempeño de la industria, la evolución arroja importantes variaciones regionales. De hecho, la mitad de las ganancias se están generando en Norteamérica, con 15.400 millones de dólares (13.679 millones de euros), mientras que las aerolíneas de Europa y Asia-Pacífico aportarán unos 7.400 millones de dólares (6.572 millones de euros), respectivamente al total de la industria.
En concreto, en el Viejo Continente se espera que la demanda de pasajeros aumente un 7%, ligeramente por delante del crecimiento de la capacidad (6,9%), tras verse afectada la demanda en 2016 por los atentados terroristas, los primeros meses del año apuntan hacia la recuperación del terreno perdido, pese a que la amenaza sigue presente.
De su lado, se espera que las aerolíneas de Latinoamérica y Oriente Medio ganen 800 millones y 400 millones de dólares (710,5 y 355,2 millones de euros) este año, respectivamente, frente a las aerolíneas en África con unas pérdidas de 100 millones de dólares (88,8 millones de euros) previstas para este año.