Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La huelga de controladores obliga a cancelar 23 de los 180 vuelos entre Francia y España

La huelga convocada por los controladores aéreos franceses ha obligado a cancelar 23 de los 180 vuelos programados entre Francia y España durante esta jornada, el 12,8% del total de operaciones previstas entre ambos países, según informó Aena a Europa Press.

El aeropuerto de Barcelona-El Prat está siendo uno de los más afectados por la protesta de los controladores galos, con 12 vuelos anulados, según los datos disponibles a las 09.00 horas de esta mañana.
Ya el martes, las compañías aéreas cancelaron unos 40 vuelos de forma anticipada en el aeropuerto de la Ciudad Condal, donde se produjeron retrasos de hasta una hora en aviones entre Francia a destinos del norte y del centro de Europa.
Este miércoles, en el aeropuerto de Málaga se han registrado cuatro cancelaciones y tres en el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas, mientras que en el resto la afectación es menor, según detalla Aena.
En Francia, la huelga convocada por los controladores aéreos galos para este miércoles ha provocado la anulación del 40% de los vuelos previstos en el país.
El Sindicato Nacional de Controladores de Tránsito Aéreo (SNCTA) que suspendió el preaviso de una huelga el pasado 24 de marzo, tras el trágico accidente del A320 de Germanwings en los Alpes franceses, ha anunciado paros también para los próximos días 16 y 18 de abril, 29 de abril y 2 de mayo.
Se trata de una reivindicación sobre las condiciones laborales de los controladores aéreos en Francia --en aspectos como la organización del trabajo y los límites en la edad para estar operativos-- ante "la densidad y la complejidad del tráfico" y la sobrecarga de trabajo.
En un comunicado, el SNCTA asegura temer que la sobrecarga de trabajo "pueda tener consecuencias e interferir en su capacidad para manejar los vuelos en buenas condiciones seguridad y regularidad".