Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los grandes valores ayudan al Ibex a subir un 1,3% y conquistar los 9.000 puntos

El Ibex 35 ha subido un 1,3% al cierre de la sesión de este miércoles, lo que ha permitido al selectivo conquistar los 9.000 enteros (9.015,3) y volver a niveles previos al Brexit gracias al impulso de los grandes valores.
Inditex se ha consolidado como el mejor valor de la sesión con un repunte del 2,5%, hasta los 33,105 euros, tras la mejora de la recomendación realizada por Société Générale.
Telefónica ha seguido los pasos de la compañía fundada por Amancio Ortega y ha repuntado un 2,26%, acompañada de Acerinox (+2,19%), Repsol (+2,06%) y Caixabank (+2%).
En el otro brazo de la balanza se han encontrado Gas Natural, 'farolillo rojo' con un recorte del 0,8%, Red Eléctrica (-0,32%), Enagás (-2,03%) y Viscofan (-0,06%).
Los 'blue chips' han celebrado la jornada con optimismo y han mostrado subidas que han oscilado entre el 2,5% de Inditex y el 0,16% de Endesa. Santander e Iberdrola han ganado un 1,47% y BBVA un 1,16%.
De este modo, el selectivo español se ha colocado a cabeza de los avances en Europa, superando los repuntes de Francfort (+0,59%), París (+0,57%) y Londres (+0,2%).
En el mercado de deuda, la prima de riesgo se ha colocado en 105,4 puntos básicos, con la rentabilidad del bono a diez años en el 0,931%. Mientras, en el mercado de divisas, el euro se intercambiaba a 1,124 dólares.
A LA ESPERA DEL BCE
Los mercados permanecerán atentos mañana a la reunión del Banco Central Europeo (BCE), en la que no se espera que se tomen nuevas medidas económicas, según augura el estratega de mercados de IG Daniel Pingarrón.
"El margen de actuación del BCE es ya muy escaso y no va a ser fácil que Mario Draghi lo siga agotando en estos momentos. El hundir más la tasa de depósitos bancarios, prolongar la duración del QE o realizar modificaciones en la composición del mismo para incluir algún tipo nuevo de activo, podrían ser las únicas bazas con las que contaría la Autoridad Monetaria en caso de que el escenario económico se deteriorara", ha destacado.
Desde su punto de vista, el pasar a negativo los tipos de interés nominales o comprar renta variable "son opciones que a día de hoy están muy lejos de estar sobre la mesa".