Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

En España la tasa de paro supera el 25% pero las chachas son sudamericanas

Piquetes en MadridGTres

El que defrauda en España es admirado y elogiado, los españoles con frecuencia cobran la prestación por desempleo y trabajan en la economía sumergida. Estas son algunas de las críticas de la periodista estadounidense Isabel Eva Boher que publica en 'The Wall Street Journal' en el que señala que con el 25% de parados las 'chachas' siguen siendo mujeres sudamericanas.

En un artículo que titula 'La verdadera crisis española del empleo' la periodista hace un análisis sobre la situación 'sui generis' del trabajo.
Para subrayar su argumento explica que uno de cada cuatro españoles está sin trabajo, pero ella que trabaja en una empresa tecnológica recién creada se queda perpleja cuando llama a personas que han mandado sus currículos y no responden a las llamadas telefónicas o después de ser seleccionados para un puesto eligen hacer un 'master'.
Aclara, Boher, que los sueldos que ofrecen están al nivel de los de la filial en EEUU y se pregunta si la tasa de desempleados es del 25% cómo tantan personas ignoran esta posibilidad para trabajar.
Entre las contradicciones que señala la periodista está la diferencia entre las estadísticas de paro y la realidad. La mayoría de las empleadas domésticas siguen siendo sudamericanas y cuestiona si las mujeres españolas no creen que este trabajo sea lo suficientemente bueno para ellas.
Otra de las cosas que ha observado Boher es que en las protestas contra los recortes muchos de los activistas tiene iPhones y fuman Malboro.
"¿Cómo es que en un país que supuestamente está en una situación crítica se pueden permitir estos lujos?" Así de polémica se muestra la periodista que asegura que sus críticas las hace desde el más profundo amor por el país que considera su "segunda casa".
El desánimo y la desconfianza entre las personas, en opinión de Boher, también hacen mella en la situación del empleo en España. Muchos españoles piensan que el dinero del rescate europeo irá a manos de los bancos y no a solucionar los problemas sociales por lo que algunos ni siquiera busquen empleo si ni siquiera están seguros de que tendrán una jubilación.
"¿Por qué molestarse en busca de trabajo cuando no se sabe si los fondos públicos de pensiones será solvente en el momento de su jubilación?"
Otro asunto que crítica sin medias tintas es el fraude a la seguridad social, algo que considera generalizado. Desempleados que reclamas prestaciones y a la vez trabajan y cobran en B.
El 'con IVA o sin IVA', "algo no exclusivo de fontaneros y electricistas", sino para otras actividades cualificada, porque "en España el que defrauda es Rey", en un país donde la economía sumergida representa el 20-25 % del PIB.
La conclusión de Boher es que -según su experiencia- algunos españoles que han trabajado en el extranjero prefieren no regresar por la ética del trabajo, algo que resume así:
"Un amigo de 30 años que se va a Singapur habla de  la generación "perdida" que prefieren tuitear y chatear, en vez de trabajar".