Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fitch rebaja el rating de España en dos escalones a 'AA-' con perspectiva negativa

El de Italia pasa hasta 'A+' con perspectiva 'negativa'

La agencia de calificación crediticia Fitch Ratings ha rebajado en dos escalones la nota de solvencia de España, hasta 'AA-' desde 'AA+' con perspectiva 'negativa'. Asimismo, ha confirmado la nota a corto plazo de España, que se mantiene así en 'F1+'.
La rebaja de calificación refleja a juicio de la agencia la "intensificación de la crisis de la eurozona" y en segundo lugar los riesgos para los esfuerzos de consolidación fiscal.
"Como Fitch había advertido previamente, encontrar una solución creíble e integral a la crisis resulta política y técnicamente complejo y necesitará tiempo para aplicarse y ganarse la confianza de los inversores", apunta la agencia, que advierte de que "mientras tanto, la crisis ha afectado negativamente a la estabilidad financiera de la región".
Así la agencia hace referencia a la "especial vulnerabilidad" de España a estas sacudidas exteriores, al tener en cuenta su todavía considerable déficit estructural, su elevado nivel de deuda neta externa y la fragilidad de la recuperación económica, así como el proceso de desapalancamiento .
Italia, otra damnificada
La agencia también ha rebajado en un escalón la nota de solvencia a largo plazo de Italia desde 'AA-' hasta 'A+', con perspectiva 'negativa'. Asimismo, ha degradado el 'rating' a corto plazo de Italia, que pasa a ser 'F1' desde 'F1+'.

La calificadora de riesgos explicó que esta decisión refleja la intensificación de la crisis de la eurozona, lo que, a su juicio, representa "un significativo shock financiero y económico" que ha debilitado el perfil de riesgo de Italia.

"Como Fitch había advertido previamente, encontrar una solución creíble e integral a la crisis resulta política y tecnicamente complejo y necesitará tiempo para ganarse la confianza de los inversores", apunta la agencia, que advierte de que "mientras tanto, la crisis ha afectado negativamente a la estabilidad financiera de la región".