Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las familias han ahorrado 25.000 millones desde 2008 por la caída de tipos y la menor deuda, según BBVA

La familias registraron una liberación de renta neta de 24.814 millones de euros desde el inicio de la crisis hasta finales del año pasado debido en la mayor parte al desapalancamiento y a la reducción de los tipos de interés en ese período.
Así figura en el informe 'Situación Banca' elaborado por BBVA Research, el servicio de estudios de la entidad financiera, que muestra que desde septiembre de 2008 a septiembre de 2016 se liberaron casi 47.000 millones de euros de renta bruta disponible (RBD), en dos terceras partes por el desapalancamiento y el resto debido a la reducción de los tipos de interés.
Esta liberación de recursos de las familias por el desapalancamiento y la reducción de tipos de interés se ha visto amortiguado por la bajada de la rentabilidad de los depósitos de los hogares.
En concreto, las familias españolas han visto reducidos sus gastos financieros en casi un 7% de su RBD desde finales de 2008. La mayor parte del ahorro en los gastos financieros se produjo entre septiembre de 2008 y el primer trimestre de 2010, período en el que el Euríbor a 12 meses cayó más de 400 puntos, hasta el 1,2%.
A partir de ese momento, los gastos financieros se han reducido sobre todo por el desapalancamiento. El descenso de los tipos de interés se ha trasladado de manera más homogénea a lo largo del tiempo a los ingresos financieros.
Sin embargo, BBVA Research matiza que hay que tener en cuenta que durante un tiempo las entidades españolas entraron en una "guerra de depósitos" para posteriormente trasladar parte de los recursos a productos más rentables (pagarés).
CONTENCIÓN DEL CONSUMO Y AHORRO "PRECAUTORIO"
La primera fase del proceso coincide en el tiempo con un período en el que los hogares realizaron una fuerte contención del consumo, elevando el ahorro que en gran medida era "precautorio", lo que unido al desplome de la inversión en vivienda hizo que los hogares pasasen de tener necesidad de financiación a capacidad.
Así, los hogares utilizaron dicha capacidad para acumular activos financieros, principalmente depósitos y deuda, para posteriormente, entre 2010 y el inicio de 2011, reducir su nivel de endeudamiento.
Del ajuste de los gastos financieros, más del 45% se debe a la financiación al consumo y otra financiación distinta de la adquisición de vivienda, por lo que las familias se ahorraron más de 21.000 millones de euros.
El resto del ajuste de los gastos financieros se debe al crédito para adquisición de vivienda, que se ha reducido en casi 25.000 millones de euros. Dos terceras partes de este ajuste se deben al descenso de los tipos de interés.