Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las expectativas de inflación se disparan a máximos de 12 años tras la victoria de Trump, según BofAML

El proteccionismo y las posibles subidas de los tipos de interés son los mayores riesgos para la estabilidad de los mercados
La sorprendente victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales de EEUU y la opinión de que este resultado impulsará a corto plazo el crecimiento de la primera economía mundial ha elevado las previsiones de beneficios y expansión global a máximos de un año, disparando las expectativas de inflación a máximos de 12 años, según refleja la encuesta de gestores de fondos de Bank of America Merrill Lynch (BofAML).
La encuesta, celebrada entre los días 9 y 14 de noviembre entre 177 gestores con fondos por importe agregado de 456.000 millones de dólares (426.168 millones de euros), muestra al 85% de los gestores apostando por un repunte de la inflación, frente al 70% del mes anterior, el dato más alto desde junio de 2004.
De hecho, el fantasma de la estanflación ha reaparecido con fuerza entre los miedos de los grandes inversores, ya que un 22% de los encuestados teme un crecimiento por debajo de la tendencia prevista y una inflación por encima de lo esperado, alcanzando así su nivel más elevado en casi cuatro años.
Por otro lado, los niveles de liquidez de las carteras de los grandes inversores han caído bruscamente desde el 5,8% de octubre al 5% en noviembre, la mayor caída mensual del indicador desde agosto de 2009, ante la expectativa de que el resultado electoral en EEUU impulse el crecimiento del PIB estadounidense y, de este modo, mejoren los resultados y la expansión de la economía global.
A este respecto, BofAML advierte de que, si bien el retroceso de la liquidez en noviembre no implica un movimiento negativo, otra caída del indicador que situara la posición liquida en diciembre por debajo del 4,8% sumaría un descenso superior al punto porcentual en dos meses, una circunstancia que históricamente se relaciona con el riesgo de una fuerte venta en los mercados.
En cuanto, a los mayores riesgos para la estabilidad de los mercados, un 84% de los gestores apuntan al proteccionismo, por delante del 73% que señala la amenaza de subidas de los tipos de interés y un 69% que apunta a los problemas geopolíticos.
TEMOR A UN CATACLISMO EN EL MERCADO DE DEUDA.
Por su parte, entre los mayores riesgos marginales de un evento significativamente negativo en los mercados ('tail risk'), los gestores consultados por BofAML sitúan la amenaza de un crash en el mercado de bonos relacionado con la estanflación (23%), por delante de la desintegración de la UE y el 'default' de la banca (22%), así como de la devaluación del yuan y el estallido de la burbuja inmobiliaria (16%).
En este sentido, el mayor porcentaje de inversores desde agosto de 2013 piensa que la curva de rentabilidad de la deuda "se hará más empinada" durante los próximos 12 meses, pasando del 31% que opinaba así en octubre al 65% tras la victoria de Donald Trump, lo que representa el mayor cambio mensual desde que BofAML comenzó a confeccionar su encuesta de gestores de fondos.
En la edición de octubre de la encuesta de BofAML, los gestores advertían de que la probabilidad de que Donald Trump se convirtiese en el nuevo inquilino de la Casa Blanca era el tercer mayor 'tail risk', por detrás de la ruptura de la UE y un "crash" en el mercado de bonos.
"Nuestra visión cíclica del pico de liquidez, la globalización y desigualdad significa que el dique del "rendimiento" se ha roto", apuntó Manish Kabra, estratega cuantitativo de acciones europeas de BofAML.