Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La excomisaria Kroes cuestiona los fundamentos de Bruselas para multar a Apple

La excomisaria europea de Competencia y exvicepresidenta de la Comisión Europea Neelie Kroes ha afirmado que la Unión Europea debería idear un sistema tributario para el futuro en lugar de perseguir conductas pasadas.
"Más que perseguir a un puñado de países y compañías por el pasado, deberíamos centrarnos en idear un sistema tributario para el futuro", apunta Kroes, en cuya opinión "la controversia sobre las ayudas estatales y las normas tributarias no trata sobre si las compañías pagan su parte, sino dónde deberían pagarla".
Así se ha pronunciado la excomisaria europea en un artículo publicado en el diario británico 'The Guardian' a raíz de la reclamación a Apple por parte de la Comisión Europea del pago de 13.000 millones de euros por ayudas fiscales ilegales en Irlanda.
La excomisaria europea de Competencia, actualmente asesora de Uber y consejera de Salesforce, considera que un "principio fundamental" de las leyes tributarias es que "los cambios no se aplican retroactivamente".
"Las compañías (como las personas) deben conocer cuáles son sus obligaciones fiscales y poder hacer planes contando con ellas", afirma Kroes, en cuya opinión "cuando las reglas tributarias cambian, lo hacen solamente para el futuro" y "hay límites estrictos para reabrir la estimación pasada de una base impositiva".
Con la aplicación de la regulación de ayudas fiscales esto cambia, ya que la Comisión puede ordenar la recuperación de cualquier ayuda fiscal declarada ilegal hasta diez años en el pasado, indica Kroes. "Esto puede ocurrir en una situación en la que ni la compañía ni el Estado miembro hayan violado ninguna regla tributaria ni exista razón para creer que el cálculo sea ilegal", cuestiona la excomisaria.
NECESIDAD DE CONSENSO INTERNACIONAL
"Todos estamos de acuerdo en la necesidad de combatir la elusión fiscal, pero una reforma así debería provenir de un proceso legislativo transparente en la UE y a través de un consenso construido en un foro internacional, como la OCDE", indica Kroes, que añade que "una vez que las nuevas normas estén establecidas, podrán aplicarse a todo el que deba pagar impuestos".
"Hoy en día existe un sentimiento de que las multinacionales no pagan suficientes impuestos, de que utilizan incompatibilidades entre leyes impositivas nacionales para rebajar la carga fiscal. La regulación sobre ayudas fiscales no es apropiada para afrontar estas incompatibilidades", explica Kroes.
En su opinión, la regulación sobre ayudas fiscales de los Estados a las empresas es "una herramienta" a la que dirigir casos en los que "algún Estado miembro ha hecho alguna excepción a sus propias normas y dado a una compañía concreta una ventaja".
SE TRIBUTA DONDE SE CREA VALOR
Según explica en su artículo, los principios internacionales dicen que las empresas pagan impuestos en el lugar en el que crean valor y actualmente estas crean valor a través del diseño, el marketing y la creatividad intelectual. "Es donde tienen lugar estas actividades donde se origina realmente el beneficio", añade.
En opinión de Kroes, un Estado miembro tiene el "derecho soberano" de determinar sus propias leyes impositivas y la legislación sobre ayudas fiscales no puede ser utilizada para "reescribir" esas normas.
"Sin embargo, las actuales investigaciones sobre ayudas fiscales parecen hacer exactamente eso, al sugerir un nuevo acercamiento radical a las llamadas normas sobre precios de transferencia, que determinan dónde se localizan los beneficios", señala Kroes.
Al hacer esto, la Comisión "se arriesga a socavar el importante trabajo llevado a cabo por la OCDE en su proyecto 'Erosión de la bas imponible y traslado de beneficios'".