Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La "euforia" de los empresarios alemanes dispara el IFO a su máximo histórico

La confianza de los empresarios alemanes ha mejorado en mayo, hasta situarse en 114,6 puntos desde los 113 del mes anterior, según el índice elaborado por el Instituto de Investigación Económica de Munich (IFO), que alcanza así su mejor lectura desde que comenzó a elaborarse en 1991.
En concreto, la valoración actual de la economía alemana ha mejorado, hasta los 123,2 puntos desde los 121,4 del mes anterior, también en máximos desde 1991, mientras las expectativas de futuro han subido a 106,5 puntos desde los 105,2 de abril, registrando así su nivel más alto desde febrero de 2014.
"El estado de ánimo entre los empresarios alemanes fue eufórico en mayo", declaró el presidente del IFO, Clemens Fuest, destacando que la revisión al alza de las empresas tanto de su actual situación comercial como de sus expectativas de negocio apunta a un crecimiento económico de 0,6% en el segundo trimestre. "La actividad económica en Alemania sigue siendo muy vigorosa", añadió.
En este sentido, el índice del sector manufacturero ha registrado una mejora significativa en mayo, alcanzando su mayor nivel desde julio de 2011 en el caso de la valoración de la presente coyuntura, mientras las expectativas son bastante mejores que el mes pasado. "Muchos empresarios manufactureros planean aumentar la producción y se espera que los precios suban", añadió Fuest.
En cuanto al sector del comercio mayorista, la confianza ha mejorado gracias a unas expectativas de negocio más optimistas, mientras la valoración actual empeoró ligeramente tras el récord alcanzado en abril. Por su parte, en el comercio minorista, el índice ha bajado en mayo, pero sigue en niveles elevados.
Asimismo, la confianza de los empresarios de la construcción ha alcanzado un nuevo máximo desde 1991 en lo que se refiere a su valoración de la situación actual, mientras las expectativas siguen siendo optimistas.