Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La estiba da una nueva oportunidad a la negociación tras casi un mes de paros en los puertos

Los sindicatos de estibadores y la patronal Anesco vuelven este jueves a reunirse para negociar sobre el nuevo convenio tras la reforma del sector aprobada por el Gobierno, después de casi un mes de paros parciales en los puertos.
Ante la reunión, prevista a las 10.00 horas en la sede del SIMA, los sindicatos anularon el paro previsto para este jueves, si bien aún se mantiene el de este viernes, y los dos paros parciales de 48 horas programados para la próxima semana.
La reunión tiene lugar después de la pasada semana, las formaciones sindicales (Coordinadora de Trabajadores del Mar, UGT, CC.OO. CIG y CGT) decidieran dejar de lado la negociación con la patronal y emprendieran negociaciones unilaterales con las empresas a cambio de no secundar los paros en sus instalaciones.
Esta nueva estrategia de la parte social, y el hecho de que algunas grandes firmas, como Maersk y TTIA, firman el acuerdo, provocó un cisma en Anesco, que supuso la salida de tres de las mayores firmas españolas (Bergé, Alvargonzález y Algeposa).
Los sindicatos y las empresas se sientan así a negociar después de que algunas de ellas se avinieran a las demadas de los trabajadores, apenas unos días después de que Anesco en una asamblea las rechazara por considerar que algunas contravienen la Ley de Competencia.
DISTINTAS POSTURAS.
En concreto, las peticiones de los estibadores, que algunas firmas suscribieron, son la subrogacion de los trabajadores, la participación de las empresas en los nuevos centros portuarios de empleo (CPE), las ETT's que sustituirán a las Sagep de las que actualmente dependen los estibadores, y la participación de estos en los procesos para acceder a la profesión.
A cambio, este colectivo de trabajadores portuarios se comprometen a bajar un 10% sus salarios y pactar medidas para mejorar la competitividad en los puertos.
No obstante, la patronal, en su última propuesta, aceptaba a subrogar al colectivo de estibadores, pero una vez realizado un ajuste en el mismo mediante prejubilaciones voluntarias. Además, rechazaba participar de forma obligatoria en los CPE y que los trabajadores controlaran en acceso a la profesión, al asegurar que suponen medidas contrarias a la libre competencia.
NUEVA OPORTUNIDAD A LA NEGOCIACIÓN.
Con el encuentro de mañana, sindicatos y patronal dan una nueva oportunidad a la negociación con el fin de solventar un conflicto que se prolonga ya más de cuatro meses, desde que el pasado mes de febrero el Gobierno emprendió la reforma del sector para liberalizarlo y que cumpla con la normativa comunitaria.
No obstante, una vez que el Ejecutivo logró el pasado mes de mayo, en su segundo intento, aprobar la reforma legal, el conflicto se circunscribe ahora al plano de la negociación colectiva para definir el nuevo convenio marco del sector.
El inicio de la negociación marcó también el comienzo de los paros en los puertos, que se han venido sucediendo desde el pasado 5 de junio, y que, según el Ministerio de Fomento, ya han causado pérdidas de más de 150 millones de euros.
El conflicto afecta a uno de los sectores clave de la economía, el que garantiza la carga y descarga de los barcos en los puertos, las instalaciones por las que cada año pasan el 86% de los productos que entran en el país y el 60% de los que salen, en total, mercancías valoradas en unos 350.000 millones.