Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los estibadores desconvocan los paros y la patronal garantiza todos los empleos

Un estibador del puerto de Algeciras, Cádiz, camina entre contenedoresReuters

Los sindicatos de estibadores y la patronal Anesco han logrado un acuerdo sobre las líneas básicas para negociar el nuevo convenio tras la reforma del sector aprobada por el Gobierno, con lo que han desconvocado los paros que aún estaban programados en los puertos para esta semana y la siguiente. La patronal se ha comprometido a subrogar a todos los trabajadores.

Así lo anunció Antolín Goya, dirigente de Coordinadora de Trabajadores del Mar, principal sindicato del gremio, al término de la reunión con la parte empresarial.
En virtud del acuerdo, los sindicatos (Coordinadora, UGT, CC.OO., CGT y CIG) se comprometen a desconvocar los paros y garantizar estabilidad en los puertos mientras se negocia el convenio mientras que, por su parte, las empresas han garantizado la subrogación del colectivo de estibadores.
De esta forma, quedan desconvocados los paros parciales aún previstos en los puertos para mañana viernes, 30 de junio, y los dos paros de 48 horas de la próxima semana (entre el 3 y el 5 de julio y entre los días 6 y 8).
El acuerdo pone fin al conflicto que surgió cuando a comienzos del pasado mes de febrero el Gobierno emprendió la reforma del régimen legal de la estiba con el fin de liberalizar el sector y adecuarlo a la normativa europea para evitar una multa de la UE.
No obstante, una vez aprobada esta reforma en mayo, el conflicto se trasladó al ámbito de la negociación colectiva y en junio desembocó en un calendario de paros en los puertos, que se han extendido así casi un mes y que, según el Ministerio de Fomento, han causado pérdidas de unos 150 millones de euros.
TÉRMINOS DEL ACUERDO
El acuerdo ha sido posible gracias a que ambas parten han cedido en parte de sus pretensiones iniciales y al cambio de postura de la patronal después de que la pasada semana varias empresas dejaran la asociación.
Así, los empresarios se avienen a subrogar a los estibadores antes de acometer un ajuste en este colectivo a través de prejubilaciones voluntarias. Hasta ahora, condicionaban la subrogación a acometer primero la reducción de plantillas.
De su parte, los sindicatos renuncian a su pretensión de que las empresas se comprometan a participar en los centros portuarios de empleo (CPE), las nuevas ETT's en que se pueden convertir las sociedades de gestión de estiba portuaria (sagep), las firmas de las que hasta ahora dependían todos los estibadores y monopolizaban la estiba, que desaparecen tras la reforma.
Además, los estibadores aceptan que se acometa un ajuste en las plantilla de aquellos puertos en los que haya excedentes mediante prejubilaciones voluntarias. También ratifican su compromiso de reducir un 10% sus salarios y pactar con las empresas medidas operativas y de organización de trabajo para mejorar la competitividad de los puertos.
Una vez determinados estos aspectos básicos, las dos partes convienen en sentarse a negociar su desarrollo para definir un nuevo convenio colectivo para el sector, adaptado a la reforma aprobada por el Gobierno.
Los sindicatos se comprometen a garantizar estabilidad y paz social en los puertos en lo que se define el convenio, que confían tener listo para el 30 de septiembre. La próxima semana mantendrán una primera reunión para determinar en calendario de negociación y los distintos temas a tratar.
Tras manifestar su satisfacción por el acuerdo, Antolín Goya expresó asimismo su contrariedad por el hecho de que no pudiera lograrse antes, hecho que atribuyó a la actitud de "una minoría de empresas de la patronal". "No era asumible que una minoría se impusiera a la minoría", apuntó al respecto.
De hecho, el acuerdo se alcanza en la primera reunión después del cisma registrado la pasada semana en Anesco, cuando tres compañías se dieron de baja. No obstante, el acuerdo alcanzado por la patronal abarcará a todas las firmas de la estiba que operan en España, pues dada su representatividad (un 71%) será vinculante para todo el sector.
El dirigente de Coordinadora también se refirió al Decreto Ley con que el Gobierno reformó el sector, que, "por su falta de garantía", abocó a una negociación más larga.
Goya consideró "agotador" todo este periodo de cuatro meses de conflicto y lamentó que no se haya cerrado antes, "de una forma más natural", sin el "calvario" que, según asegura, han pasado y sin "tensiones, nervios y pérdidas de tráficos en los puertos".