Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El fondo estadounidense Värde Partnes se lanza a construir vivienda en España

Pone en marcha en A Coruña su primera promoción a través de Dospuntos, inmobiliaria heredera de la extinta Parquesol
Dospuntos, la inmobiliaria constituida por el fondo estadounidense Värde Partners a partir de los activos de la extinta Parquesol, comenzará a construir viviendas en España con una primera promoción de 62 pisos en A Coruña.
Värde Partners pone así en marcha el plan de negocio que lanzó cuando constituyó la firma, que pasa por invertir 2.000 millones de euros para promover 7.000 viviendas en España hasta 2021.
Para ello, Dospuntos cuenta con la cartera de suelo que heredó de Parquesol, si bien la compañía prevé comprar terrenos adicionales "en localizaciones urbanas estratégicas", con el fin de "conformar la mejor cartera de suelo del país".
La primera promoción se levantará en el centro de A Coruña con 62 viviendas, distribuidas en seis alturas. La inmobiliaria ha comenzado a comercializar estos pisos, cuyas obras arrancarán antes de fin de año, con el fin de que están listas en el último trimestre de 2018.
PISOS 'A LA CARTA'.
Dospuntos indicó que, en línea con el modelo de negocio anunciado, las viviendas serán "personalizables", esto es, su terminación se realizará siguiendo el gusto y las indicaciones del comprador.
El consejero director general de la compañía, Javier Eguidazu, destacó como un "hito" el hecho de lanzar la primera promoción apenas cuatro meses después de la constitución de la empresa el pasado mes de junio.
Värde Partners reconvirtió entonces en Dospuntos los activos de la antigua Parquesol que estatán en manos de los bancos que se quedaron con esta firma en el marco de un proceso de refinanciación del Grupo San José, su entonces propietario.
La operación constituye una prueba más del interés que el sector inmobiliario español, en fase de recuperación, está despertando entre inversores internacionales.