Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los espirituosos califican de "desacertada" la subida de impuestos y exige que sea una medida transitoria

Alerta de que tendrá un impacto muy negativo en la hostelería y acabará fomentando el fraude y el contrabando
La Federación Española de Bebidas Espirituosas (FEBE) ha rechazado la subida de un 5% de los impuestos especiales a las bebidas espirituosas, que ha anunciado este viernes por el Gobierno, por considerarla "desacertda, estéril e injustificada" y ha exigido que esta medida sea transitoria, según ha informado la patronal en un comunicado.
En concreto, la patronal ha afirmado que es una medida "desacertada", ya que no conseguirá el objetivo buscado de aumentar la recaudación y castigará de forma exclusiva a una industria, compuesta en un 80% por pequeñas y medianas empresas familiares, que acumula una caída del 40% en los últimos años.
"Si el objetivo del Gobierno era actuar con neutralidad, el impacto de la subida no es neutro para el sector de bebidas alcohólicas, ni lo es para la hostelería, ni para la recaudación. Además, tendrá un impacto muy negativo en la hostelería y acabará fomentando el fraude y el contrabando", ha indicado el director ejecutivo de FEBE, Bosco Torremocha.
FEBE considera que la subida de impuestos especiales ha de abordarse necesariamente de manera "transitoria". Además, solicita que se realice un estudio de impacto de este incremento impositivo sobre la recaudación sobre impuestos especiales aplicables a las bebidas con contenido alcohólico y su repercusión en el consumo, garantizando la equidad fiscal.
Además, la patronal insta al Gobierno a que se realicen análisis y estudios periódicos para determinar si esta medida contribuye a incrementar el fraude y de las prácticas ilícitas en relación con la comercialización de bebidas espirituosas.
Las bebidas espirituosas en España es un sector que genera riqueza, utilizan 200.000 toneladas de materias primas, dan trabajo a 300.000 personas directa o indirecta, en 3.800 centros de producción, que destina el 40% de la misma a la exportación, y con un tejido productivo compuesto en un 90% por emprendedores, empresas familiares, pymes y micropymes. Un sector que contribuye con más de 1.300 millones de euros a la Hacienda pública en concepto de impuestos indirectos.
"Aumentando los impuestos al 6% del total es imposible impactar a la recaudación. Nuestras empresas están ya sometidas a una elevada carga fiscal, por lo que esta medida sólo ahonda en un modelo que se ha demostrado ineficaz para recaudar", ha recalcado Torremocha.
En lo que se refiere a los impuestos especiales, de los 1.000 millones de euros, las bebidas espirituosas recaudan más de 75% del total que se aplica al alcohol, cuando sólo representan el 6% del consumo.
"Si lo que se perseguía era recaudar más, habría que haber pensado en reformar la estructura del impuesto especial. Así, se ha perdido una oportunidad única para crear un modelo fiscal más eficiente, moderno, equilibrado y competitivo", ha recalcado el director ejecutivo de FEBE.