Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El BCE sitúa los tipos en el mínimo histórico del 0,15%

Mario Draghi valora la bajada de del euriborEFE

El Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) ha recortado los tipos de interés del euro hasta situarlos en un nuevo mínimo histórico del 0,15%, y ha colocado por primera vez en la historia la tasa de depósitos en niveles negativos, cumpliendo así con las expectativas de los mercados, que daban por descontadas estas medidas. Además, Draghi ha anunciado la inyección de 400.000 millones de euros a los bancos a cambio de que presten el dinero.

En concreto, la institución presidida por Draghi ha recortado los tipos de interés desde el 0,25% en el que los situó en el mes de noviembre de 2013, hasta un nuevo mínimo histórico del 0,15%.
Asimismo, también cobrará por primera vez en la historia a los bancos por guardar su dinero, al situar el tipo de interés aplicable a la facilidad de depósito en el -0,10%, una medida que los analistas desconocen qué impacto tendrá
Depósitos españoles
Las entidades españolas tenían 'aparcados', a 30 de abril, 1.960 millones de euros en la 'hucha' del BCE, que recoge el dinero que la banca española ha tomado prestado y lo ha vuelto a depositar a resguardo del organismo presidido por Mario Draghi.
Según los últimos datos publicados por el Banco de España, esta 'hucha' se elevó un 28,5% respecto a marzo. El conjunto de las entidades del Eurosistema tenía depositados 27.736 millones de euros en el BCE a abril, frente a los 29.572 millones de euros del mes anterior.
Además Draghi ha anunciado nuevas inyecciones de liquidez a largo plazo por importe de hasta 400.000 millones de euros, así como el fin de la esterilización de las inyecciones de liquidez con las compras de bonos, e iniciar los preparativos para la compra directa de valores respaldados por activos (ABS).
En concreto, Draghi explicó que para inyectar los 400.000 millones celebrará sendas subastas en septiembre y diciembre de 2014 con vencimiento en septiembre de 2018.
Esta medida está destinada a fomentar el préstamo a los hogares y a las compañías no financieras, excluyendo los préstamos a los hogares para la compra de vivienda. Draghi aseguró que el BCE tendrá mecanismos para comprobar que estas inyecciones de liquidez se destinen a la economía real.
"Las entidades que no cumplan ciertas condiciones respecto al volumen de sus préstamos netos a la economía tendrán que devolver el dinero en septiembre de 2016", advirtió.
Compras de ABS
Por otro lado, Draghi informó de que el Consejo de Gobierno ha decidido intensificar los trabajos prepatorios para realizar compras de valores respaldados por activos (ABS) para mejorar el funcionamiento del mecanismo de transmisión de la política monetaria.
Con esta iniciativa, se considerará comprar valores "simples y transparentes" que están respaldados por activos, teniendo en cuenta los cambios deseables en el entorno regulatorio, y trabajará con otras instituciones para lograr este efectos.
En la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE), Draghi ha explicado que el BCE ha adoptado esta medida teniendo en cuenta las previsiones económicas y el análisis de la transmisión de la política monetaria.
El presidente del BCE asegura que con este paquete de medidas buscan apoyar la concesión de crédito a la economia real y confía en que contribuirán a que la inflación regrese a su objetivo del 2%.
Previsiones, a la baja
Draghi ha presentado las nuevas proyecciones de la institución para la economía de la eurozona, que contemplan un menor crecimiento en 2014 de lo anticipado en marzo y una inflación más débil de lo esperado en los próximos años.
En concreto, el BCE espera que la economía de la eurozona crezca este año un 1%, dos décimas menos de lo previsto en marzo. Por el contrario, eleva en dos décimas la previsión de crecimiento para 2015, al 1,7% y mantiene que el PIB se incrementará un 1,8% en 2016.
En el caso de los precios, las proyecciones del BCE han sido revisadas a la baja tanto para 2014, como para 2015 y 2016. En concreto, espera que este año cierre en el 0,7%, frente al 1% previsto en el mes de marzo.
En 2015, la institución presidida por Mario Draghi espera que los precios subirá un 1,1%, dos décimas menos de lo recogido en su anterior estimación, mientras que en 2016 la tasa de inflación se situará en el 1,4%, frente al 1,6% esperado hasta ahora.