Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El ahorro de los españoles se desplaza de depósitos a fondos de inversión, pero solo un 6% invierte en ellos

El ahorro de los españoles se está desplazando desde los depósitos a los fondos de inversión como consecuencia de la política monetaria aplicada por el Banco Central Europeo (BCE), si bien solo un 6% de las familias invierte en fondos, por lo que España se encuentra al nivel de Rumanía en este tipo de producto.
Así se desprende del primer estudio 'Evolución del ahorro de las familias', elaborado y publicado este lunes por Finanbest en colaboración con Analistas Financieros Internacionales (Afi), que concluye que España es el país que peor invierte entre las cinco grandes economías de Europa (Alemania, España, Francia, Italia y Reino Unido).
El estudio señala que apenas el 6% de las familias invierte en fondos, el dato más bajo de los cinco grandes países europeos y el único cuyo nivel no supera el umbral del 10%, situándose al nivel de Rumanía, muy lejos del 42% que se alcanza en Estados Unidos.
Además, pone de manifiesto la "naturaleza conservadora" de los españoles a la hora de gestionar sus ahorros, así como su "tradicional aversión" al riesgo. De hecho, de los más de 2 billones de euros de ahorro financiero de las familias españolas en 2016, la cifra acumulada en fondos de inversión se ha situado en sólo 195.000 millones de euros.
A pesar del repunte experimentado en los últimos años de crisis, con un notable alza en términos de suscripciones, la inversión en fondos es ligeramente inferior a la registrada en 2007 (196.000 millones de euros), antes del estallido de la crisis financiera.
En 2016, la inversión en depósitos siguió siendo el activo que más pesa en los hogares, con 858.000 millones de euros entre depósitos y efectivo, ya que los ciudadanos de España son los que demuestran un mayor temor ante la volatilidad de los mercados, tan solo por detrás de los de Portugal, en un escenario en el que los depósitos ofrecen una rentabilidad muy reducida como consecuencia de la política del BCE, explican desde Finanvest.
Por ello, los ahorradores más sofisticados están apostando por productos que ofrezcan una mayor rentabilidad, como los fondos de inversión y acciones, sin embargo, muchos realizan esa apuesta sin un asesoramiento "adecuado".
De igual forma, el estudio muestra que los españoles invierten casi el doble en acciones (11,4%) que en fondos (6%), aunque la cantidad de dinero que los españoles destinan a fondos (39.300 euros) es casi cuatro veces superior que la dedicada a acciones (11.200 euros), puesto que las personas con más renta y cultura financiera invierten más en fondos.
"Los españoles invierten de manera incorrecta tanto en tipología de productos como en el momento de hacerlo, convirtiendo a España en el país que peor invierte de los cinco grandes europeos", subraya.
LA VIVIENDA, EL PRINCIPAL DESTINO DE LOS AHORROS.
Por otra parte, el estudio revela que los inmuebles continúan siendo el principal destino de los ahorros de las familias españolas. En concreto, ocho de cada diez dispone de una vivienda en propiedad, mientras que casi el 40% tiene una segunda residencia. Un 28% posee una casa que no es su vivienda principal y un 10%, solares y fincas, porcentajes que se incrementan a medida que aumenta el nivel de renta.
Con respecto al endeudamiento, Finanvest subraya que tras la crisis financiera, la deuda de las familias supera en un 13% a la de la media de la zona euro e incide en que más de la mitad de las familias no ahorra, lo que se explicaría en parte por una "deficiente" formación financiera.
Así, el documento sostiene que a pesar de la crisis y los escándalos financieros de los últimos años, lo españoles siguen estando "tan mal informados" como hace una década. De hecho, solo uno de cada 10 responde correctamente a preguntas sobre finanzas.
ESCASO CONOCIMIENTO FINANCIERO.
Además, un 46% no es capaz de responder a las cuestiones más básicas, porcentaje que alcanza el 86% cuando las preguntas se relacionan con el riesgo, y entre los españoles con educación superior, solo dos de cada 10 son capaces de responder correctamente a preguntas complejas de economía, cifra que asciende al 68% cuando se trata de cuestiones básicas.
Entre los españoles con educación inferior, seis de cada 10 son incapaces de responder a preguntas básicas de economía, porcentaje que aumenta hasta el 92% cuando se habla de conceptos más complejos como rentabilidad.
El 55% de las familias con menos formación económica considera que el asesoramiento profesional no aporta ningún beneficio a la hora de gestionar sus ahorros, lo que conlleva que sean ellos mismos los que tomen las decisiones financieras sin tener en cuenta los riesgos o beneficios a los que se exponen.
"Cuanto mayor sea la formación financiera, mayor será el reconocimiento del interés por ahorrar y la percepción correcta del riesgo y rentabilidad de ciertas alternativas de inversión, como es el caso de los fondos, en los que se percibe un nivel de riesgo superior al que realmente tienen", añade.