Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El 55% de los empresarios españoles confía en que la economía española crecerá este año

El 55% de los empresarios españoles se considera optimista respecto a la evolución de la economía española en los próximos doce meses, lo que supone 14 puntos más que en el tercer trimestre de 2016, de acuerdo con el International Business Report de Grant Thornton.
Por su parte, el porcentaje de pesimistas se sitúa en el 8%, 13 puntos menos, mientras que el resto, un 37%, se mantiene en la incertidumbre.
Los datos, que se recogieron tras la formación de Gobierno a finales de octubre, son los mejores del pasado año, en el que la incertidumbre política lastró la confianza empresarial, según Grant Thornton.
De acuerdo con el informe, el balance de optimismo (optimistas menos pesimistas) en España se sitúa en 47 puntos, por encima de la media de la zona euro (37 puntos) y sólo por detrás de Alemania (59 puntos) entre las cuatro grandes economías de la Unión Monetaria.
El presidente de Grant Thornton, Alejandro Martínez Borrell, considera que "el fin de la parálisis política es un factor importante" en esta mejora de la confianza empresarial, en la que también influye "el buen desempeño de la economía española y, sobre todo, la buena marcha de las empresas en un año especialmente convulso en todo el mundo".
En cuanto al balance de perspectivas de facturación (es decir, la diferencia entre los que esperan un aumento y los que prevén un descenso) se sitúa en 65 puntos positivos, 9 más que en el trimestre anterior, mientras que el de beneficios sube 13 puntos, hasta los 57.
Por el contrario, empeora el balance de perspectivas de exportaciones, que cae 8 puntos respecto a anteriores trimestres, hasta los 31 puntos positivos. "Esto podría reflejar un cierto temor ante el resurgir del nacionalismo económico, ejemplificado por el 'Brexit' o por la victoria de Trump y sus posibles consecuencias para el comercio internacional", según Martínez Borrell.
LAS EMPRESAS AUMENTARÁN PLANTILLA
También mejoran las previsiones de empleo respecto a trimestres anteriores y un 39% de los directivos encuestados cree que sus empresas aumentarán la plantilla en 2017, frente a un 3% que prevé despidos. La mayoría, un 58%, piensa que se mantendrán los niveles de empleo actuales.
Sin embargo, el informe concluye que no se prevén grandes mejoras en los salarios, ya que solamente el 19% de las empresas prevé subidas salariales reales por encima de la inflación, mientras que el 63% dice que los mantendrá en línea con el Índice de Precios de Consumo (IPC). El 18% restante mantendrá las condiciones salariales actuales.
Entre las cuatro grandes economías de la zona euro, los empresarios españoles son los que más esperan de 2017 en cuanto a facturación, empleo, beneficios y exportaciones. Los empresarios alemanes superan a los españoles en optimismo, pero en el resto de parámetros solamente Italia se acerca a las buenas previsiones españolas.
En Francia, las previsiones, aun siendo modestamente optimistas, mejoran notablemente respecto a trimestres anteriores, mientras que en Reino Unido el 'Brexit' sigue perjudicando el optimismo de los empresarios sobre la economía nacional, pero no las buenas previsiones sobre sus propios negocios.
"La incertidumbre y los cambios no van a desaparecer en 2017. Los mayores efectos de acontecimientos como el 'Brexit' o la victoria de Trump están aún por sentirse y en Europa nos esperan elecciones cruciales en Alemania, Francia e Italia con resultados difícilmente previsibles dada la historia reciente", ha apuntado Martínez Borrell.
En su opinión, "la clave estará en ver si continúa la disociación entre economía e incertidumbre política que ha ejemplificado España, donde las buenas previsiones económicas se han mantenido pese a la inestabilidad".