Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El 56,7% de los empresarios españoles cree que el Brexit acelerará una Europa a dos velocidades

El 34,6% tiene poca o ninguna confianza en que las negociaciones lleguen a buen puerto y el 41,3% confía en un negociación satisfactoria
El 56,7 por ciento de los líderes empresariales españoles creen que el Brexit acelerará un modelo de Europa a dos velocidades, frente al 38 por ciento de empresarios europeos que así lo consideran, según recoge el informe 'El Futuro de Europa. Una zona en recuperación', elaborado por Grant Thornton.
De acuerdo al mismo estudio, basado en una encuesta a más de 2.500 directivos de 28 economías, 400 de ellos en España, los líderes empresariales europeos ya no temen al Brexit ni creen que sea una amenaza existencial para la Unión Europea. Sólo uno de cada diez considera que derivará en una disolución del proyecto europeo.
No obstante, la mayor parte de directivos encuestados sí esperan otros efectos, como que se acelere una Europa a dos velocidades, algo que prevén el 40 por ciento de los empresarios británicos y el 42 por ciento de alemanes, notablemente por debajo del mencionado 56,7 por ciento de los españoles que así lo consideran. En contraste, sólo un 18 por ciento de empresarios españoles creen que el Brexit reforzará la unión entre los miembros restantes del club europeo.
"El inicio de las negociaciones del Brexit coincide con el nivel de confianza empresarial más alto de nuestra encuesta de los dos últimos años, un 43 por ciento. En este clima favorable de progresiva solidez económica, los directivos europeos están deshaciéndose de la incertidumbre que generó al principio el Brexit y, de hecho, desearían que la Unión aprovechase el proceso para dar pasos adelante", ha mantenido el presidente de Grant Thornton, Alejandro Martínez.
Cuanto este viernes se cumple un año del referéndum con el que los británicos aprobaron su salida de la UE y con las negociaciones ya comenzadas, los empresarios españoles se muestran poco confiados en que el gobierno británico y la Unión Europea consigan alcanzar un buen acuerdo y solo el 41,3 por ciento cree que la negociación acabará con un pacto comercial beneficioso para ambas partes.
Además, un 34 por ciento tiene poca o ninguna confianza en que las negociaciones lleguen a buen puerto. Los empresarios alemanes confían más (45 por ciento) que los británicos (39 por ciento) en que la negociación comercial sea satisfactoria, mientras que los encuestados franceses (26 por ciento) y los irlandeses (24 por ciento) son los menos entusiasmados ante la posibilidad de que el Brexit acabe de forma positiva para las dos partes.
En conjunto, los directivos europeos se muestran ambivalentes en torno a las negociaciones, con un 31 por ciento muy escéptico y un 37 por ciento confiado. Más de la cuarta parte (26 por ciento) no se muestra confiado ni desconfiado y un 6 por ciento no sabe qué contestar.
Sin embargo, aunque las empresas españolas y europeas se muestran preocupadas por los efectos a medio plazo de las negociaciones, sigue existiendo un apoyo unánime y continuado en nuestro país al proyecto europeo en sí.
El 97 por ciento de los encuestados desea permanecer dentro de la zona euro, mientras que tan sólo un 1,9 por ciento querría abandonarla. Unas cifras similares a la media europea, con un 92 por ciento de directivos convencidos por el proyecto europeo frente a un 4,2 por ciento que abogarían por un abandono de su país de la zona euro.
MÁS INTEGRACIÓN ECONÓMICA
Por otro lado, el 62 por ciento de los empresarios españoles son partidarios de aumentar la integración económica frente a un 28 por ciento, que quiere más integración política, y un 10 por ciento, que no quiere más integración europea de ningún tipo.
Estas cifras son muy parecidas a la media de la Eurozona, que apostaría en un 63 por ciento por la integración económica frente a un 44 por ciento que prefiere integración política. Incluso los empresarios del Reino Unido, país en pleno proceso de abandono, apostarían en un 55 por ciento por más cooperación económica frente a un 19 por ciento que prefiere más integración política o un 22 por ciento que no desearía ninguna fórmula adicional de convergencia con Europa.
Para Martínez, las preferencias ponen de relieve la "necesidad de aplicar reformas más profundas en la Unión Europea, un mandato que el propio presidente Macron parece haber hecho suyo con su idea de un nuevo 'renacimiento europeo', que incluiría además una medida estrella de integración económica como es la adopción de un presupuesto común en la zona euro".
No obstante, en lo que se refiere a la cooperación política, Grant Thornton considera que "Francia puede que cuente con importantes divergencias con respecto al otro miembro clave de la región, Alemania".
RITMO LENTO DE CRECIMIENTO Y POPULISMOS
En otro orden de cosas, junto al Brexit, la Unión Europea afronta otros problemas y el principal que apunta un 20,5 por ciento de los directivos en toda Europa, es el bajo nivel de crecimiento que experimenta la zona euro, aunque este dato ha caído significativamente desde el 24,8 por ciento registrado en 2016.
En España, este problema preocupa a un 29,8 por ciento de empresarios; junto al elevado desempleo (24 por ciento) y los altos niveles de endeudamiento del país (21,2 por ciento).
Por otro lado, el aumento de los partidos de corte populista es un elemento que preocupa más que antes. Irlanda (44 por ciento), Alemania (32 por ciento), Finlandia (28 por ciento) y Países Bajos (26 por ciento) se muestran especialmente preocupados por el ascenso de los nacionalismos, mientras que en España este factor lo apuntan un 16 por ciento de empresarios.
Por último, el nuevo informe sobre la Unión Europea de Grant Thornton apunta que una mayoría de empresas europeas (53 por ciento) apoyaría la implantación de un tipo único europeo del impuesto sobre sociedades. El estudio muestra que el apoyo es especialmente fuerte entre los directivos de Italia (70 por ciento), España (66 por ciento) y Francia (64 por ciento).