Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La empresaria Mercedes Daurella acepta dos años de cárcel por un fraude fiscal millonario

Simuló que residía en Mónaco para evitar pagar impuestos en España
La empresaria Mercedes Daurella, accionista de Cobega, una de las distribuidoras de Coca-Cola en España, ha aceptado una pena de dos años de cárcel por seis delitos fiscales con los que defraudó a la Agencia Tributaria más de 1,5 millones de euros al declarar "falazmente" que su residencia era Mónaco cuando en realidad vivía en España.
La pena de cárcel impuesta, al no tener antecedentes, podría salvar de pisar la cárcel a Daurella, que también ha aceptado una multa --del 65% de la cuota defraudada-- y un año y medio sin poder recibir subvenciones, después de haber devuelto ya a la Hacienda Pública el dinero defraudado y los intereses de demora.
En un escrito firmado conjuntamente por el fiscal, el abogado del Estado, el letrado de la Generalitat, el abogado de Daurella y la propia acusada, la empresaria ha admitido que en los años 2011, 2012 y 2013 no declaró sus ingresos en la declaración del Impuesto sobre la Renta de Personas Físicas (IRPF), y que la de Patrimonio la hizo en calidad de no residente.
De esta forma, Daurella defraudó 205.118 euros en el IRPF de 2011, un total de 398.101 en el ejercicio de 2012 y 524.953 en el de 2013; en cuanto al Impuesto sobre el Patrimonio, el fraude fue de 127.320 en 2011; 154.393 en 2012 y 177.943 en 2013.
Dentro de las rentas sobre las que no tributó están los dividendos retribuidos por la empresa Dotaciones y Servicios --procedentes de Cobega, principal accionista de Coca-Cola Iberia Partners--, que se pagaron mayoritariamente a través de un entramado integrado por la sociedad holandesa Hestell y la sociedad domiciliada en Curaçao Wells Bay Investment.
Daurella utilizó estas dos sociedades instrumentales domiciliadas en el extranjero para disimular su titularidad sobre bienes y derechos, constituidos fundamentalmente por las acciones de la sociedad Dotaciones y Servicios, que es la titular de la mayoría de acciones de Cobega correspondientes a la empresaria.
Por otro lado, Daurella dejó sin declarar los bienes de los que era titular en el extranjero , entre las cuales estaban aquellos que le permitían controlar las sociedades mencionadas, según ella misma ha reconocido.
SOCIEDADES INSTRUMENTALES
Así, para eludir el pago de impuestos, la empresaria "simuló no percibir los dividendos procedentes de Dotaciones y Servicios, utilizando el mencionado entramado integrado por las dos sociedades instrumentales": Wells Bay Investment y Hestell.
Dotaciones y Servicios es una sociedad española administrada por Daurella y que posee un 6,67% del capital de Cobega, "que reparte anualmente cuantiosos dividendos", pues es la concesionaria de la multinacional Coca-Cola en una serie de comunidades autónomas del norte de España y del Este de África.
Wells Bay Investment y Hestell son dos empresas pantalla: los únicos ingresos de las dos proceden de Dotaciones y Servicios y la segunda ni siquiera tiene trabajadores.
El escrito de acusación, firmado por todas las partes, pide que una vez se acuerde la apertura del juicio oral se remitan directamente las actuaciones al juzgado correspondiente para que se señale día para el juicio y se dicte sentencie de conformidad en estos términos acordados.