Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El 48% de empleados cree que la situación económica mejorará en 2017, según Randstad

El 48% de los trabajadores prevé una mejora de la situación económica durante 2017, según la última oleada del estudio internacional Randstad Workmonitor, correspondiente al cuarto trimestre de este año. España se sitúa así un punto por debajo de la media europea (49%).
Según Randstad, este optimismo responde a las buenas perspectivas del Banco de España, que prevé un crecimiento del PIB del 0,7% en el cuarto trimestre, con la tendencia de crecimiento de los últimos periodos y con el aumento del consumo y de la inversión.
En función de la edad, los más optimistas son los ocupados de entre 25 y 45 años, ya que el 54% de ellos confía en que la situación económica mejore el próximo año, seguidos de los mayores de 45 años (41%). Los más pesimistas son los menores de 25 años, pues solo uno de cada tres jóvenes (33%) prevé una mejora del panorama actual.
En cuanto a las expectativas sobre las compañías en las que desarrollan su actividad profesional, el 73% de encuestados por Randstad cree que las empresas tendrán mejores resultados en el próximo año que los obtenidos en 2016. Se trata de doce puntos menos que los registrados en el mismo periodo de hace un año.
Además, siete de cada diez aseguran que sus empresas ya han mejorado sus resultados en 2016 respecto a 2015.
El análisis también se ha llevado a cabo en el entorno europeo, donde el país más optimista de cara a la situación económica del próximo año es Luxemburgo, con siete de cada diez encuestados convencidos de que se producirá una mejora respecto a 2016, seguido de Países Bajos (62%), Dinamarca (61%), Noruega (58%) y Suiza (57%). Por su parte, el país con empleados más pesimistas en sus previsiones es Grecia (19%).