Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La diferencia de precio entre vivienda ofertada y demandada crece en 2016 hasta los 26.180 euros

La diferencia entre oferta y demanda de vivienda se situó en 26.180 euros en 2016, un 2% más que en el año anterior, debido a que gran parte de los compradores reclamaron menos superficie y a que las expectativas de gasto de los vendedores fueron más prudentes, según un estudio de pisos.com.
De esta forma, el precio medio de la oferta fue de 123.680 euros (un 10,5% menos), mientras que la casa más buscada costó una media de 97.500 euros.
La distancia entre oferta y demanda era del 55% hace ocho años. A pesar de que las posturas se fueron acercando hasta el 20% en 2013, la brecha volvió a crecer hasta el 25% en 2014 y a acortarse hasta el 23% en 2015. En 2016, de nuevo aumentó ligeramente hasta alcanzar el 27%.
El director general de pisos.com, Miguel Ángel Alemany, explica que los dos ejes que realmente condicionan el precio son la presión positiva o negativa de la demanda y la abundancia o escasez de oferta adecuada. Según el directivo, otros factores serían el acceso a la financiación y la estabilidad laboral.
"Vendedores y compradores abandonaron sus posturas inmovilistas hace tiempo, lo que refuerza la idea de que estar dispuesto a mantener un diálogo es el mejor camino para que una operación de compraventa se cierre con éxito", asegura Alemany.
Para lograr el "ansiado" equilibrio dentro del mercado, el responsable del portal inmobiliario señala que la brecha entre el precio de los anuncios y las búsquedas debe seguir acortándose sin que el vendedor piense que está perdiendo dinero o el comprador que está pagando de más.
Las comunidades autónomas que redujeron su presupuesto de partida en las búsquedas de casas en venta en 2016 fueron Cantabria, Castilla y León, Cataluña, Extremadura y Galicia, mientras que Asturias, Baleares, Canarias y País Vasco lo subieron.
El precio de salida más elevado en las búsquedas lo presentó País Vasco (247.500 euros de media), mientras que las que persiguieron pisos por precios más bajos fueron Castilla-La Mancha, Castilla y León, Comunidad Valenciana, Extremadura y Murcia, con una media de 67.500 euros.
Las autonomías donde oferta y demanda estuvieron más cerca fueron País Vasco (-4%), Castilla-La Mancha (9%) y Aragón (10%). Los mayores desajustes se dieron en La Rioja (38%), Comunidad Valenciana (34%) y Canarias (33%).
CRECE LA BRECHA EN EL MERCADO DE ALQUILER
En cuanto al alquiler, la diferencia entre las rentas por las que los propietarios anunciaban los pisos y las rentas por las que los futuros inquilinos los buscaban pasó del 10% en 2015 al 19% en 2016.
El alquiler medio sugerido por la demanda se mantuvo en 350 euros en 2016 la misma cifra que en el año anterior, con una superficie de 70 metros cuadrados que se ha repetido en los últimos seis años.
Por su parte, las rentas de la oferta publicada retomaron su tendencia al alza el año pasado, ofreciendo un piso de 70 metros cuadrados por 416 euros mensuales.
Según Alemany, "el arrendamiento se ha convertido en una opción fundamental para aquella demanda que todavía no reúne las condiciones de ahorro previo e ingresos estables que requiere la compra".
Además, apunta a que la oferta de larga estancia en determinadas capitales "es insuficiente", debido a que los propietarios prefieren tener sus casas vacías ante posibles impagos y destrozos o a que consideran más rentable y seguro el alquiler turístico y de temporada.
Por autonomías, el presupuesto mejoró en Aragón, Baleares, Canarias, Cantabria, La Rioja y Madrid y bajó solo en el País Vasco, que presentó la renta más alta de 650 euros de media, seguido de Baleares y Madrid (550 euros en ambas).
El presupuesto más ajustado presentado por los inquilinos fue de 250 euros en Castilla-La Mancha. La demanda únicamente superó a la oferta en Baleares, con una brecha del 19%, y alcanzó el entendimiento total en Cantabria, Aragón y La Rioja. Las brechas más amplias fueron las registradas en Asturias (30%), Cataluña (22%) y Castilla y León (22%).